México es una tierra llena de mitos, cuentos y leyendas, de las cuales se nutre nuestra cultura e idiosincrasia. Es por ello que a lo largo de su vida, existen ciertos lugares en el país que se consideren tétricos. Ya sea por su sangrienta historia, los mitos que le rodean o más, estos lugares de México se consideran de los más terroríficos que tenemos.

Casa de la hiena

Esta casa se encuentra ubicada  en el número 408 de Hacienda del Vegil, en la capital de Querétaro. En la actualidad, se encuentra completamente abandonada debido a la sangrienta historia detrás de sus paredes. Claudia Mijangos era oriunda de Culiacán, Sinaloa. Era exreina de belleza de Mazatlán, heredó grandes cantidades de dinero y fue maestra de catecismo y moral en el colegio Fray Luis de León. Tenía tres hijos y un esposo banquero.

Casa de la Hiena, de los lugares más tétricos de México

Desgraciadamente, también sufría de episodios de esquizofrenia. Tenía episodios de ira y descontrol tras los cuales regresaba a la normalidad. También llegaba a escuchar voces. Los episodios fueron volviéndose más frecuentes, causando el divorcio con su marido. Una noche, después de que sus hijos regresaron de con su padre, ésta los acostó. A las 3:30 de la madrugada, se levantó y tomó cuchillos de la cocina. Asesino a sus tres hijos utilizando un cuchillo distinto para cada uno, apiló los cuerpos en la sala en la recámara principal y les puso una colcha encima. Actualmente, esta mujer está condenada a 30 años en prisión y sigue reclusa. La casa continúa abandonada. Afirman que hay sombras y ruidos provenientes de este  lugar, de los más terroríficos de México.

Casa de los tubos

Esta casa en Monterrey, Nuevo León comenzó a ser construida durante la década de los 70. Su curiosa arquitectura en forma circular le ha hecho acreedora de varias leyendas, pero nada se sabe en concreto.

Fachada de la Casa de los Tubos

Uno de los mitos más populares y tétricos es el siguiente. Los dueños de la casa tenían una hija en silla de ruedas, lo que explica su arquitectura circular y de rampas. Así, ella podría trasladarse libremente por la casa. Sin embargo, el dueño se negó a realizar las celebraciones del 3 de mayo, día de la Santa Cruz. Ese día los albañiles paran actividades y celebran con festividades pagadas por el patrón y, en caso de no hacerlo, se recibe mala suerte. Como si fuera advertencia, a los pocos días dos albañiles fallecieron. Después, mientras la familia revisaba la casa, la niña tomó demasiada velocidad bajando la rampa. Ésta perdió el control y salió disparada por un hueco destinado a ser ventana.

Interior de la Casa de los Tubos

Años después, una familia con un hijo en silla de ruedas llegó con la intención de comprar esta casa aún en construcción. Se cuenta que el niño se acercó al vestíbulo donde falleció la niña años atrás y, sin razón, se tiró al vacío.

Casa Negra de la Roma

La colonia Roma es de las más antiguas de CDMX a partir del siglo XX. Su arquitectura porfiriana es famosa y alabada. Sin embargo, el número 191 de la calle Álvaro Obregón es de gran particularidad. La gente simplemente no puede pasar una noche ahí, afirman, por toda la cantidad de actividad paranormal que se registra. Voces, objetos flotando, puertas abriéndose y cerrándose, sentir jalones y empujones, etcétera.

Fachada de la Casa Negra en la colonia Roma

No se sabe bien la historia detrás de este edificio, de los más tétricos de Ciudad de México. Una de las historias más populares cuenta que aquí habitaba la familia Mondragón. Era una familia adinerada y bien posicionada en la capital del país. Sin embargo, un día los padres y sus tres hijos amanecieron muertos en sus camas. Nadie sabe cómo o por qué ocurrió esto. Al no haber herederos, la casa  fue intestada y pasó a ser propiedad gubernamental. Hasta la fecha, a pesar de su bajo precio y buena locación, no se ha podido vender.