En el norteño estado de Sonora se encuentra una población con apenas 29 mil habitantes dentro de su territorio actual. Sin embargo, este Pueblo Mágico ha sabido ganarse el corazón de sus pobladores y turistas con todo lo que ofrece. Nos referimos, por supuesto, a Magdalena de Kino, un lugar que prosperó y obtuvo reconocimiento a partir del siglo XVII.

Una foto publicada por Christian Armenta (@dr.cat7) el

La historia de Magdalena de Kino

Una foto publicada por Lord Arath (@lordarath) el


Magdalena de Kino fue fundada  por el misionero italiano Eusebio Francisco Kino en el año 1687 para labores de evangelización. Conocido como el padre Kino, no sólo se dedicó a difundir sus creencias e ideología; también impulsó el desarrollo local. Fue así que a su paso fue dejando monumentos, costumbres y una gastronomía estupendos, todos parte de la cultura local.


Su nombre original era Santa María Magdalena y era una misión para evangelizar a los nativos tohono o’odham y los indios pima alto. Cuando el padre Kino murió, sus restos fueron enterrados en la  Capilla de San Francisco Javier. En la actualidad, los restos de este hombre continúan descansando en este sitio, que se ha vuelto un atractivo turístico importante.

Una foto publicada por Evert Gabriel (@evert_gabriel) el

Tierra de tradición y cultura

Una foto publicada por the.david (@this.david) el


En la actualidad, el Pueblo Mágico de Magdalena de Kino se caracteriza por la venta de hermosas artesanías de lugareños. Resaltan sobre todos los demás los tejidos, los sombreros y el calzado, aunque también hay dulces de leche y cajeta.

Una foto publicada por Tess (@tess.brewer) el


Entre los principales atractivos turísticos de Magdalena de Kino destacan la Plaza Monumental, de donde se llega a otros lados. Además, también se puede ir al mausoleo donde descansa el padre Kino y a la antigua Torre del Reloj, etcétera.

Una foto publicada por @phx_owl el


Durante la tercera semana del mes de mayo se realizan las Fiestas de Magdalena de Kino, conocidas como Festival Kino. Mientras que en la última semana de julio y primera de agosto se celebran las fiestas en honor a San Ignacio de Loyola.