Estás a punto de iniciar una aventura inimaginable. Ya sea que vayas a “cruzar el charco” o estés dispuesto a visitar el sur o norte de América, todo mexicano experimenta algunos miedos al viajar al extranjero. No nos referimos al miedo a subirte al avión (eso es cosa aparte) sino a algunas cosas que compartimos los nacionales.

Miedo de sentirme solo

Sí, suena a canción de Pepe Aguilar pero es muy cierto. Después de la emoción y la adrenalina que sientes cuando viajas llega un periodo de depresión. Es algo absolutamente normal pues no estas ya rodeado de tus amigos, familia o lugares conocidos. No te preocupes es algo pasajero que compensarás con nuevas emociones.

Pepe Aguilar

Fuchi, esto no me gusta

Uno de los miedos más comunes es el de probar la comida local. Seguramente ya has visto la carta de algunos restaurantes y jamás te atreverías a probar un caracol. Pero tranquilo, una vez cocinados esos ingredientes exóticos toman un sabor irrepetible. No cometas el error de ir a comer a un Subway o McDonald´s, atrévete a añadir platos a tu lista de cosas por contar.

Platillos exóticos orientales

What do you say?

Este es un miedo justificado, creó. Llegar a un país donde no se habla tu mismo idioma puede ser aterrador, y más si aún no te sabes el verbo To be. No te preocupes, una vez que estés en el lugar te darás cuenta que la señalética será tu mejor amiga. Recuerda que queramos o no, el inglés es el idioma universal y no te vendría nada mal practicar algunas frases simples.

Miedos a darse a entender

Miedo al olvido

Este es un poco difícil de admitir, pero todos lo hemos sentido. Está padrísimo tener muchas cosas nuevas que contarle a tu familia, amigos o pareja pero también nos invade el miedo a que éstos nos olviden. No seas exagerado, que te ausentes una temporada no significa que dejarán de quererte. Tampoco pretendas que te esperen sentado, ellos deben seguir con su vida y  también tendrán
que contarte.

amigos internacionales