Molino de Flores, una escapada a Texcoco

A una hora de Ciudad de México, en Texcoco, uno se encuentra con un gran escenario de hechos históricos que abarcan desde los tiempos de Nezahualcóyotl. Se trata de un sitio perfecto para pasar un fin de semana. Sentirás que el tiempo se detiene, entre naturaleza y los restos de una hacienda colonial. Este magnífico lugar lleva por nombre Molino de Flores, un parque nacional que hará de tu día algo muy especial.

Molino de Flores
Foto: pinterest.com

Disfruta de Molino de Flores

Molino de Flores fue una fructífera hacienda durante la época colonial, de la cual solo quedan algunos edificios. Las paredes del antiguo casco se desdibujan y uno siente que viaja al pasado, a los tiempos de Antonio Flores de Valdés, quien dio nombre a este lugar. Él heredó el predio de su suegro, Antonio Urrutia de Vergara, en 1642. Con el tiempo, el recinto tuvo diferentes dueños y usos, incluyendo la producción de harina y de pulque.

Capilla del Señor de Presa en Molino de Flores.
Foto: i.ytimg.com

Uno de los elementos más destacados de este lugar es la capilla del Señor de Presa, a la que se accede por un pequeño puente donde se dice, ocurrió una aparición milagrosa. Además de conocer el antiguo casco de la hacienda y la capilla, los visitantes pueden disfrutar de la gastronomía local, visitar la cabaña chueca, montar a caballo o dar un paseo en cuatrimoto. También hay juegos infantiles, un pequeño museo con la fauna de la región una zona de campamento.

De hacienda a escenario de películas

Pero eso no es todo, porque Molino de Flores encierra grandes secretos. Para comenzar, en sus hectáreas se alojaron los jardines de Nezahualcóyotl, el gran gobernante de Texcoco. Después, llegaron los años gloriosos de la hacienda que se mantuvieron hasta la época porfiriana. Durante la Revolución, el lugar cayó en el abandono hasta que fue expropiado en 1937 para decretarlo Parque Nacional, a fin de salvaguardar su riqueza histórica.

Molino de Flores.
Foto: pinteres.com

Por la arquitectura de sus edificios, Molino de Flores se ha empleado para la filmación de películas como “Sobre las Olas”, con Pedro Infante, y “El Tigre de Santa Julia”. El día más visitado y con más ambiente es el domingo, cuando es posible disfrutar también de actividades culturales y exposiciones. Sin duda, se trata de uno de los lugares más bellos en el oriente del Estado de México. Aquí regresarás al pasado, admirarás un santuario milagroso, montarás a caballo y verás auténticos escenarios de película.

Foto de portada: Antonio Cortes Ortiz

Continúa leyendo: Templo y Ex Convento de la Natividad, en Tepoztlán