¿Alguna vez te has preguntado por qué se bautizó a La Condesa con ese y no otros nombres? ¿Qué historia hay detrás de Barranca del Muerto? ¿Por qué se llama Los Pinos si ni un triste pino hay? CDMX esconde todavía muchos secretos respecto a los nombres de muchas de sus secciones y a continuación te develaremos algunos.

Barranca del Muerto

Barranca del Muerto, uno de los nombres de CDMX

Su nombre se remonta al año de 1910, durante la Revolución Mexicana, habiendo en este lugar una barranca en donde los cadáveres eran aventados al fondo del precipicio. Una historia nada agradable.

Salto del Agua

Fuente Salto del Agua

Alrededor del año de 1779, cuando reinaba el virrey Bucareli, existió a lo largo de la actual avenida Chapultepec un acueducto, el cual finalizaba en lo que ahora es el cruce con Eje Central. Eventualmente, se construyó una fuente de agua en dicha avenida, aunque no donde se encuentra la estación de metro actual, pero su deterioro hizo que ésta fuera transportada al Museo Nacional del Virreinato. La fuente actual es una réplica creada por Guillermo Ruiz.

La Marquesa

La Marquesa

Si bien su nombre oficial es Parque Nacional Insurgente Miguel Hidalgo y Costilla, se le conoce con este nombre debido a que la esposa de Hernán Cortés, la Marquesa Doña María de Zúñiga, mandó construir la Hacienda de las Cruces, en donde se llevaría a cabo la Batalla de los Insurgentes varios siglos después. Dicha hacienda se encuentra en este parque, ergo, la hacienda de la marquesa o, simplemente, La Marquesa.

La Condesa

La Condesa

En 1704, a familia de Doña María Magdalena Dávalos de Bracamonte y Orozco Condesa de Miravalle obtiene este territorio, siendo dicha familia descendiente directa de Moctezuma Xocoyotzin. Toda la familia obtuvo los títulos de condes y condesas gracias a la herencia de Isabel Moctezuma Tecuichpo Ixaxochitzin, hija del Tlatoani.

Los Pinos

Los Pinos

Antes era un rancho llamado La Hormiga, pero el 1 de enero de 1934, el presidente Lázaro Cárdenas se rehúsa a vivir en el Castillo de Chapultepec por ser demasiado ostentoso, por lo que compra el rancho y cambia sus nombres a Los Pinos, en honor a la huerta en Tacámbaro, Michoacán donde se enamoró de su esposa, Amalia Solórzano.