Esta bebida es uno de los brebajes fermentados más famosos de todo México. Conoce los orígenes del Tepache con nosotros y adéntrate en su peculiar sabor refrescante.

Tepache de Piña

Si creciste en el centro del país, ya sea en la Ciudad de México o en ciudades aledañas, seguramente alguna vez has visto a unos vendedores que, acompañados de barriles a bordo de triciclos, se encargan de vender un curioso líquido que es conocido como tepache, el cual –en honor a la verdad– tiene un aroma muy peculiar.

Se trata de un fermentado de bajo nivel alcohólico, hecho a partir de piña. Muchos han llegado a comparar su sabor con el de la cerveza, aunque cabe señalar que el gustillo es más bien dulzón, por lo que incluso es común que los niños lo consuman, sobre todo en tiempos calurosos.

Vendedor de tepache, una bebida muy mexicana

Es muy popular en estados como Oaxaca, Puebla, Guerrero, Campeche, Quintana Roo, Yucatán, Tabasco, Chiapas, Sinaloa, Sonora y Chihuahua y su origen, según algunas teorías, se remonta a los rituales que los mayas realizaban, en los cuales se solía consumir este líquido y que tenían un profundo sentido religioso.

En la actualidad todavía se prepara en la región maya pero se ha extendido por varios lados, llegando a ser conocido con diferentes nombres como Tejuino –en el norte del país–, o Pozol –en las zonas aledañas a Yucatán–.

Otra versión sostiene que fueron los mexicas quienes dieron pie a esta bebida, por lo que su nombre deriva de la palabra tepachoa, que quiere decir “moler con piedra“. Podemos mencionar que en la antigüedad, su preparación utilizaba maíz, aunque en la actualidad se ha popularizado el preparado con pulpas de distintas frutas, siendo la piña la más recurrente.

Tepache de Piña

La dulzura de su sabor además se debe a la presencia de piloncillo, un endulzante tradicional y natural al que se le suman otros ingredientes como cebadaclavo y canela en rama.

La próxima vez que veas uno de estos carritos, no dudes y atrévete a probar este fermento que es toda una tradición muy mexicana, acompañado de unos buenos tacosquesadillas o chapulines tostados con sal y limón. ¡Buen provecho!