Hay varios lugares en nuestro país que combinan naturaleza, historia y legado arquitectónico en un solo lugar lleno de magia. Sin embargo, ninguno de ellos se compara a Malinalco, Estado de México, enclavado en lo profundo de la Sierra Norte. A continuación te dejamos estas imágenes con las que te enamorarás de sus calles empedradas y se sus zonas arqueológicas.

Una foto publicada por Pris Ayala. (@hannupris) el

Los comienzos de Malinalco

Una foto publicada por María María (@maria2veces) el


La historia de Malinalco se puede trazar hasta la época prehispánica, pues este valle fue habitado por muchas culturas indígenas. Con influencia de asentamientos de gente teotihuacana, tolteca, matlazintla y azteca, se convirtió en un importante centro ceremonial y religioso. De hecho, en la cima del Cerro de los Ídolos se encuentra un centro perteneciente a estas dos últimas culturas. En este sitio, los llamados caballeros águila realizaban un ritual esotérico para dar inicio a su vida como guerreros aztecas.

Una foto publicada por Rachel Manlop (@rachelmanlop) el


El pueblo de Malinalco en sí remonta su origen al siglo XV, con la llegada de los españoles al lugar. Fue en esta época cuando se construyeron aquí la Capilla de Santa Mónica y el Templo del Divino Salvador. El convento anexo a este último, el ex Convento de la Transfiguración, es una de las muestras arquitectónicas locales más hermosas.

Una foto publicada por Santi. E 🌊 (@santi_espinosap) el

¿Qué más ver?

Una foto publicada por Ali (@ajab_zaldivar) el


Dependiendo del tipo de viaje que elijas para visitar a Malinalco es lo que se te recomienda visitar o no. Si deseas aprender sobre la historia antes de la llegada de los españoles, puedes visitar la Zona Arqueológica de Cuauhtinchan. En cambio, si lo tuyo es averiguar sobre su cultura y tradición, visita el Museo Universitario “Dr. Luis Mario Schneider”.

Una foto publicada por Pot 👄💨 (@loore_cervanntes) el


Incluso puedes darte una vuelta para ir a visitar las famosas pinturas rupestres que se encuentran resguardadas aquí en Malinalco. Llamadas Los Diablitos, se ubican en una cañada formada río Tepolica, cuyo sobrenombre es El Coyotiyo Rojo.