La influencia del arquitecto francés Gustave Eiffel traspasó las barreras del mundo. Su legado no sólo se puede ver en el emblema más grande de Francia: la Torre Eiffel, también está presente en diversas partes del planisferio. Uno de estos lugares, aunque parezca sorprendente, es México. Nuestra tierra azteca fue un sitio donde el artista dejo diversas huellas de su trabajo a través de puentes y kioscos. El más conocido de todos es el Palacio de Hierro de Orizaba, una obra de arte trazada para contrastar con el color y folklor de las calles veracruzanas.

Obra franco-mexicana

La grandeza del Palacio de Hierro de Orizaba es tal que representa la cúspide el Art Nouveau en México. Es además el único palacio metálico en todo el mundo. Una muestra más del significado de esta magnífica obra. Su historia nació lejos del calor veracruzano en la ciudad belga de Bruselas. Gustave Eiffel comenzó con el diseño arquitectónico en 1891 por encargo del entonces alcalde Julio M. Velez. Se buscaba un edificio que contrastara con la arquitectura de mampostería de Orizaba. De igual manera se quería mostrar la modernidad y auge económico de la ciudad. En ese entonces era considerada la quinta más importante del país.

Vista de la fachada del Palacio de Hierro de OrizabaPieza a pieza y tornillo a tornillo fueron dando vida a este palacio de corte europeo repleto de elegancia y modernidad. Tuvo un costo de 80 mil pesos en oro. Para su traslado, en 1892, el palacio tuvo que desarmarse y llevado del puerto de Amberes hasta el de Veracruz en tres viajes en buques de vapor. Al llegar a tierras mexicanas, el entonces Palacio Municipal fue llevado en ferrocarril. Una vez ahí, fue inaugurado un 16 de septiembre de 1894 y fue sede del gobierno local durante 97 años.

vista del exterior del Palacio de Hierro de OrizabaHoy en día, el Palacio de Hierro de Orizaba representa la sede arquitectónica que representa México en todo el mundo. Se ubica frente a la Catedral de San Miguel Arcángel, en el corazón del Centro Histórico de la ciudad. Su fachada luce en tonos verdes y caqui y es sede de siete pequeños museos. Tales como el de la Cerveza, el del Fútbol, el de los expresidentes y el de las banderas. También alberga los sitios de Raíces de Orizaba, Interactivo, Geográfico de Orizaba y el planetario “Rodolfo Neri Vela”.

Continuar leyendo: Deslúmbrate con Orizaba