Paliacate, el mexicano que llegó desde Asia

El paliacate es un pañuelo con un dibujo característico cuyo origen se ubica a miles de kilómetros de México. Sin embargo, al escuchar su nombre, muy probablemente nuestros recuerdos evoquen la imagen de esta prenda en algún baile típico regional. Aunque no se sabe con precisión cuándo sucedió, este peculiar pañuelo se ha convertido en una pieza icónica de la cultura mexicana.

El paliacate se usa en trajes regionales.
Foto: mas-mexico.com.mx

El origen del paliacate

Antes de ir con el origen del paliacate, empecemos por su nombre. Existen dos teorías acerca de dónde viene. La RAE considera que la etimología proviene del español “pal” (para él) y del náhuatl “yacatl” (nariz). Sin embargo, existe otra versión, que parece ser la más probable. El vocablo vendría de Paliacate, el nombre antiguo de un pueblo en el estado de Tamil Nadu, India, hoy conocido como Pulicat. De este pueblo provenían los pañuelos de paliacate.

Paliacate, prenda icónica de la cultura mexicana.
Foto: pinterest.com.mx

Sin embargo, el paliacate tendría un origen aún más remoto en el tiempo y lejos de la India. Esto se sabe por su peculiar ornamentación, generalmente conocida como Cachemira en honor a esta región de Pakistán. Aunque en realidad su verdadero nombre es boteh y es de origen persa. El boteh es una forma de representar el ciprés, un árbol que en la antigua religión zoroastriana era símbolo de vida y eternidad. Así se convirtió en elemento decorativo de textiles y pronto llegó a la India.

Ícono de la moda mexicana

Ahora bien, el paliacate se introdujo a México durante el virreinato. En aquella época, México y Filipinas estaban bajo el yugo de los españoles, lo que propiciaba un intenso intercambio comercial y cultural entre ambas naciones. Gracias a eso México se hizo de objetos como la seda, la cerámica y el paliacate. Tiempo después, los patrones del boteh se volvieron muy populares en occidente durante la colonización inglesa en India.

Paliacate.
Foto: twaku.com

Es innegable que el paliacate se ha convertido en un ícono mexicano de la moda. Antes se usaban con más frecuencia para proteger los cuellos de las camisas, para secar el sudor o simplemente para cubrirse del sol. También, es símbolo de resistencia en manifestaciones sociales. Como sea, el paliacate se ha ganado un lugar especial en la indumentaria mexicana.

Foto de portada: Archivo

Continúa leyendo: Papel picado de Huixcolotla, Puebla, para el mundo