En el corazón de la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec se encuentra un lugar que, más que lúgubre, es pieza viva de la historia de México. Nos referimos al Panteón de Dolores, el campo santo más grande de América con más de 200 hectáreas y siete millones de “habitantes”.

Panteón de Dolores.
Foto: proceso.com.mx

Pieza viva de historia

El Panteón de Dolores se construyó en 1874, lejos de la ciudad para evitar la propagación de enfermedades, como ocurrió en el siglo XVIII con un pequeño cementerio en la colonia Doctores. Respecto a su nombre, hay varias teorías acerca de su origen. La más aceptada es la que asegura que se llama así porque se construyó sobre la “tabla de Dolores”, un espacio usado para cortar carne de res.

Panteón de Dolores.
Foto: inah.gob.mx

Algunos cronistas aseguran que el primer habitante del Panteón de Dolores fue Juan Domingo Gayosso, un soldado republicano que defendió heroicamente a la patria en la batalla del 5 de mayo. De hecho, este espacio de la capital del país está profundamente ligado a la historia. Aquí están los féretros de Tina Modotti, el general Calles, Alfonso Reyes y Ángel Ocampo, entre otros.

El atractivo turístico del Panteón de Dolores

Desde 1876, en el Panteón de Dolores se encuentra la Rotonda de las Personas Ilustres, donde reposan los restos mortuorios de 111 distinguidas personalidades. La gama de tumbas es este exclusivo espacio tienen un diseño variado. Algunas son espectaculares, como la de David Alfaro Siqueiros inspirada en su reconocida obra “Prometeo”.

Tumba de David Alfaro Siqueiros en el Panteón de Dolores.
Foto: wikiwand.com

Las calles del campo santo presentan toda una gama de estilos de construcción en sus tumbas. Van desde macizas construcciones de granito de finales del siglo XIX, de mármol colado del siglo XX, hasta algunas modernas de acero. Cada uno de sus rincones pone en evidencia que este lugar ha acompañado la historia de la capital del país desde hace décadas.

Foto de portada: Valery Liseykin

Continúa leyendo: Casa Gilardi, el último proyecto de Luis Barragán