Existen muchos parques públicos esparcidos a lo largo de la República Mexicana, cada uno con sus propios atractivos y curiosidades. Sin embargo, uno de los más notorios se encuentra en la llamada Sultana del Norte: dentro de Monterrey, Nuevo León. Nos referimos al Parque Fundidora, en donde una oxidada fundidora de fierro enmarca a un espacio verde y sin igual.

Los inicios

Lo que ahora es Parque Fundidora comenzó el 5 de mayo de 1900 como el primer alto horno en Latinoamérica. Fue instalada por el centro febril Compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, S.A., también conocida como La Maestranza. Esta siderúrgica debido al potencial de esta entidad federativa como productor de acero, produciendo cien mil toneladas de manera anual.

Parque Fundidora

Esta fundidora pasó a ser propiedad del gobierno federal en 1977, año en que llegó a funcionar a máxima capacidad. Poco antes de su cierre, la empresa ahora extinta alcanzó su objetivo de producir un millón de toneladas de acero. Sin embargo, se declaró en bancarrota en 1986, sólo dos cortos años después de haber sido declarada como financieramente estable.

El actual parque Fundidora

Sin embargo, eso no significó el fin de este increíble sitio gracias al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Eventualmente, el organismo otorgó el título de Museo de Sitio de Arqueología Industrial gracias a su valor histórico y patrimonial. A su vez, el presidente Miguel de la Madrid cedió la propiedad de este sitio al gobierno de Nuevo León.

Fue así que se decidió utilizar este sitio para el establecimiento de un Parque Ecológico en medio de esta ciudad. Su transformación en el Parque Fundidora comenzó en 1989, derivando de esta iniciativa otros proyectos como CINTERMEX y Arena Monterrey. Ahora, este sitio forma parte del recorrido del Paseo de Santa Lucía, siendo un lugar de negocios y esparcimiento cultural.

 

Continuar leyendo: ¡Recorramos el Paseo de Santa Lucía!