Oaxaca es un lugar con infinidad de playas y paraísos robados del cielo. Una prueba palpable de esto es el Parque Nacional Huatulco. Un Área Natural Protegida desde el año de 1998. Este recinto es hogar de un sinfín de mamíferos, aves, plantas, anfibios en sus más de once mil hectáreas. Caminar por estos senderos es impregnarse de naturaleza y la hermosura del océano Pacifico. Un lugar donde descansarás el alma y espíritu.

Refugio de placer

El Parque Nacional Huatulco es una zona comprendida en un ambiente terrestre de 6 mil hectáreas terrestres y cinco mil marinas. Fue la primera zona declarada como Área Natural Protegida del estado de Oaxaca.

Vista lejana del Parque Nacional HuatulcoLa zona marítima de Huatulco se compone de diversas bahías oficiales y otras no reconocidas. Las más importantes son: San Agustín, Chachacual, Riscalillo, Cacaluta, Maguey y Organo, Punta Sacrificio y Punta Violín. Cuenta también con una gran variedad de ecosistemas dentro de su mismo cuerpo. Tales como los bosques tropicales secos, manglares, humedales y arrecifes coralinos.

Personas nadando por el Parque Nacional HuatulcoÁreas únicas

Sus bellas áreas también están constituidas por algunas comunidades coralinas así como la presencia del Caracol Púrpura. A esta especie se le atribuyen propiedades únicas debido a que era muy utilizado por grupos indígenas. En su contraparte terrestre, el Parque Nacional Huatulco es hogar de unas 130 especies de mamíferos, 282 tipos de aves y 87 especímenes de anfibios. Una catedral verde.

Vista aérea del Parque Nacional HuatulcoEn este increíble paraíso podrás caminar por sus estrechos caminos verdes. Escuchar el sonido de las aves y sentarte en la playa a recibir la calma del mar. También podrás hacer recorridos en caballo y vehículos todo terreno. De igual manera hay viajes en lancha y yate por las bahías cercanas. No olvides dirigirte al mirador La Entrega y llenarte de la sinergia de este hermoso sitio.

Continuar leyendo: 7 cosas que hacer en Oaxaca de Juárez