Penacho de Moctezuma no volverá a México: Austria

México cuenta con fascinantes tesoros prehispánicos. Códices, máscaras, zonas arqueológicas y otras piezas culturales son claves en su historia y muchas de ellas están al alcance de todos los mexicanos. Sin embargo, hay otras obras que se encuentran lejos, en otros países, como el ansiado y legendario penacho de Moctezuma. Desde hace siglos permanece en Austria y así seguirá por lo menos dentro de los próximos diez años.

El penacho de Moctezuma se exhibe en un museo de Viena.
Foto: publimetro.com.mx

El ansiado penacho de Moctezuma

El Museo de Antropología de Viena señaló que el penacho de Moctezuma es demasiado frágil y por este motivo no será trasladado a México en al menos 10 años. Esto lo determinó el curador de las colecciones de Norte y Centroamérica del museo, Gerard van Bussel, ante la solicitud del gobierno mexicano para que la reliquia fuera devuelta a nuestro país.

El penacho de Moctezuma está formado por material orgánico.
Foto: headtopics.com

Van Bussel aseguró que el penacho es demasiado frágil para su traslado. Al estar formado principalmente por material orgánico –plumas de quetzal y otras aves montadas sobre una base de oro y piedras preciosas–, cualquier vibración en aire o carretera lo destruiría. Haría falta un avión de 300 metros para compensar las vibraciones. El experto del museo vienés explicó que incluso dentro de la misma pinacoteca, no se atreven a bajar la reliquia de donde está expuesto. Tienen miedo que pueda sufrir cualquier desperfecto.

¿Cómo acabó en Austria?

No se tiene muy claro cómo es que el penacho de Moctezuma llegó a Austria. La hipótesis más probable es que fue un regalo de Moctezuma a Hernán Cortés a la llegada del español a las costas mexicana a inicios del siglo XVI. Según expertos, esta idea descarta que la pieza fuera víctima de pillaje por parte de las tropas del conquistador español. De hecho, tampoco está comprobado que el penacho hubiese sido realmente del famoso líder azteca.

El penacho de Moctezuma habría sido un regalo para los españoles.
Foto: mas-mexico.com.mx

Cortés, a su vez, habría hecho llegar el penacho al rey Carlos I de España y V de Alemania. Carlos era un monarca de origen austríaco de la familia Habsburgo, este podría ser el factor que determinó el destino de la pieza. Sin embargo, expertos aseguran que hay un hueco en la historia del penacho hasta finales del siglo XVI, cuando la pieza fue localizada como parte de la colección del archiduque Fernando II de Habsburgo, pariente de Carlos I.

Foto de portada: Steven Zucker

Continúa leyendo: Ceniza: el secreto del pan de muerto negro