Más allá de las monumentales zonas arqueológicas, los hermosos cenotes y las palpitantes ciudades coloniales, la pureza de Yucatán también sobrevive en pequeños tesoros. Tal es el caso de Peto, el pueblo yucateco que te llevará a un viaje de recuerdos y nostalgia a través de hermosas construcciones, historias y un ambiente repleto de autenticidad. El corazón inmutable de este estado. 

Espíritu eterno  

Todo lo que respira. Todo lo que alimenta. Todo lo que siente. Y todo lo que representa a Yucatán existe en Peto. Esta pequeña villa, a más de 180 kilómetros de distancia de Mérida, es el hogar eterno del pasado maya. Basta con descubrir el significado de su nombre –corona de la luna en maya– para darnos cuenta de la magnitud e importancia de este esplendoroso enclave.  

vista de la villa de peto
Foto: informaciondelonuevo.com

En sus inicios, este pueblo yucateco se consagró como un importante centro exportador de chicle. El trabajo sobre este producto lo condujo a un periodo repleto de bonanza y progreso. Se llegó incluso a construir una vía de ferrocarril con el fin de llevar los productos a la capital y otras ciudades. Sin embargo, al ocaso de la industria del chicle, la población cayó en crisis. Aunque existieron periodos de recuperación, la ciudad perdió fuerza, pero nunca su esencia. 

visitante realizando chicle
Foto: bbva.com

Actualmente, Peto se ha convertido en un enclave que recuerda a la auténtica vida yucateca: repleta de leyendas, momentos únicos y mucha vida por abrazar. En una relajada caminata, podrás observar parte de su antigüedad a través de su principal atractivo: la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Esta data de la época colonial y se distingue por su estilo sombrío y templado.  

personas caminando alrededor de la iglesia del pueblo yucateco de peto
Foto: wikipedia.com

Lugares para encontrar a Yucatán 

También destacan los templos de San Antonio y algunas capillas menores que simbolizan el paso del tiempo en este lugar. Contrastando con estas construcciones, Peto es también hogar de tres pequeñas zonas arqueológicas: Tixualahtún y Xoy. En años recientes, y mediante una colaboración entre pobladores y autoridades, se creó el Centro Ecoturístico San Mateo.  

vista del cenote san mateo en el pueblo yucateco de Peto
Foto: kaabna.com

Este sitio alberga al mayor atractivo natural de todo este pueblo yucateco: el cenote San Mateo. El lugar se encuentra perfectamente adaptado para ofrecer grandes experiencias silvestres además de otras actividades como rápel, senderismo, ciclismo, camping, entre otras. 

Por último, te recomendamos darte una vuelta por Peto durante la feria de la Virgen de la Estrella, el mayor evento del poblado. Se lleva a cabo durante los últimos días de diciembre y en ella se realizan bailes culturales, corridas en el rodeo de palos, venta de productos artesanales, entre muchas otras actividades. 

personas rodeando a la virgen de la estrella en el pueblo yucateco de Peto
Foto: reporteroshoy.com

No cabe duda que para conocer al verdadero Yucatán no hace falta remitirse a lo más popular y conocido. Peto es muestra perfecta que lo verdaderamente bello, no siempre se encuentra con facilidad.  

Foto de portada: wikipedia.com 

Continuar leyendo: La casa abandonada de Yucatán: Labná