Por los paisajes de Sonora se mueve un lugar alejado de la realidad. Es playa Los Algodones, el refugio donde posa el Mar de Cortes con toda su calma. Sus blancas arenas son la bienvenida más secreta del estado a todos los aventureros con alma de costa. Es un paraíso reservado para aquellos que buscan tesoros ocultos y donde el calor sea el mejor anfitrión del sitio.

Regocijo sonorense

Su curioso y esponjoso nombre proviene de las suaves arenas blancas que rodean al lugar. Algo extraño por la zona donde reside y que lo hace único en el noreste mexicano. Playa Los Algodones se localiza dentro de la Bahía de San Carlos, uno de los lugares más visitados de México.

Vista aérea de la playa Los Algodones

Alejado del violento pasar humano de playas como Puerto Peñasco o Punta Arenas, Los Algodones es un refugio de tintes heroicos donde reina la tranquilidad. Su apacible oleaje, aguas limpias y la suavidad de sus arenas, lo hace la casa del descanso frente al mar. Uno de sus más grandes tesoros reside en el entorno donde habita. Esto gracias a un par de cerros, varias colinas, un banco de dunas y el profundo azul del agua que completan el panorama. En la zona se puede encontrar flora de tipo desértico como matorrales, espinosos, sahuaros y algunas palmas. También existe una gran cantidad de especies animales como aves cantoras, de ornato y de muchas otras variedades.

Vista de la playa Los Algodones

Playa Los Algodones cuenta con extensas áreas para acampar y disfrutar de toda la costa. De igual manera hay diversas opciones de hoteles que van desde los más tradicionales hasta los de más lujo. También podrás encontrar actividades como el buceo, pesca, jet-ski, windsurf, los paseos a caballo, entre otras cosas.

Personas caminando por playa Los Algodones

Este inhóspito lugar, ubicada a tan sólo 7 minutos del centro de San Carlos, será tu destino de verano gracias a sus riquezas naturales donde disfrutarás de la playa de otra manera. Un verdadero tesoro sonorense cuidado por el Mar de Cortes.

Continuar leyendo: Oasis de Mulegé, la casa de las palmeras