A 45 minutos de Salina Cruz se encuentra la playa más limpia en todo el Istmo de Tehuantepec. Se trata de Playa Bamba, un santuario de aguas cristalinas que también sirve como refugio para tortugas marinas.

Tortugas en Playa Bamba.
Foto: posta.com.mx

Playa Bamba, un paraíso escondido

Después de un camino de terracería de cuatro kilómetros, ubicado sobre la carretera 200 rumbo a Huatulco, está la paradisiaca Playa Bamba. Un destino prácticamente virgen, donde el agua tiene un profundo color azul y las dunas gigantes se prestan para practicar el sandboard (una suerte de surfing o esquí en arena). Además, está el campamento tortuguero que administra un grupo comunitario conformado por pescadores.

Dunas gigantes en Playa Bamba.
Foto: nvinoticias.com

Hombres y mujeres cuidan a las tortugas cuando arriban para desovar. Luego, protegen los huevos en pequeños corrales contra la acción de depredadores o cazadores furtivos. El proyecto tiene más de siete años, tiempo durante el cual se han liberado más de 16 mil tortuguitas de la especie golfina. Sin embargo, a pesar de un atractivo tan especial como éste, Playa Bamba recibe pocos visitantes. La tranquilidad impera en cada uno de sus rincones y el descanso está garantizado.

La playa más limpia

Esta suerte de exclusividad le ha dado a Playa Bamba un respiro. El mar está más limpio, lo afirma la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Los análisis del agua elaborados por la dependencia en 2019, arrojaron como resultado que esta playa es óptima para uso recreativo debido a sus nulos niveles de contaminantes.

Playa Bamba es el lugar ideal para descansar sin ninguna preocupación. Sus casitas de hospedaje para turistas te esperan porque, seguramente, querrás prolongar tu visita en este paradisiaco lugar. Disfruta de momentos relajantes tirado en una hamaca o con una larga caminata alrededor de la playa. El mar de un profundo color azul, las tortugas y una duna gigante de 30 metros te esperan en este mágico rincón de Oaxaca.

Foto de portada: Alexandre Patrier

Continúa leyendo: San José del Pacífico, magia en las montañas de Oaxaca