Ubicada a no más de una hora de Huatulco, playa Chacahua parece otra hermosa costa de Oaxaca a lo lejos. Conforme el aroma del mar te seduce, te das cuenta que estás entrando a un sitio de exuberante naturaleza y donde las olas te llenan de suave calor. No por nada, estás frente a uno de los rincones oaxaqueños más recónditos y hermosos del Pacifico mexicano.

Una playa sin final

Playa Chacahua es un extraordinario refugio de la naturaleza que forma parte del Parque Ecológico del mismo nombre. Por ese mismo hecho, existen sólo unas pocas poblaciones a sus alrededores de los esteros: Zapotalito, El Azufre, Chacahua, Charco Redondo e isla El Corral. La mayoría de los habitantes a sus alrededores, hablan diversos dialectos como mixteco.

Chacahua

Son cerca de 10 millas de costa virgen y cerca más de 14 mil hectáreas. Dentro de este vasto territorio se encuentran diversas lagunas saladas y las sus principales joyas: Cerro Hermoso y playa Chacahua. La playa se caracteriza por sus grandes extensiones de fina arena, un hermoso paisaje y una suave pendiente.

Chacahua

Continuar leyendo: 7 maravillas de Oaxaca que lo hacen único

Decenas de tortugas marinas llegan cada año a las orillas de este hermoso sitio, donde nacen cerca de 150 a 170 mil crías cada año. Pero playa Chacahua no es solo territorio de tortugas, es también un santuario de iguanas, cocodrilos, garzas, pelícanos, gaviotas, entre otras. Sobre sus extensos territorios podrás realizar recorridos en lancha, paseos a pie, practicar esnórquel y buceo así como disfrutar de la pesca.

Chacahua

No te olvides de visitar los restaurantes a las orillas de la playa y probar sus exquisitos platillos. Pero sobre todo, no puedes dejar de contemplar el atardecer al pie de la playa. Otros sitios obligados son el criadero de cocodrilos y un iguanario. Para llegar a playa Chacahua necesitas primeramente arribar a Zapotalito a través de la carretera 200 partiendo desde Puerto Escondido. En ese lugar se encuentran diversas cooperativas que te llevarán hasta Chacahua.