Plaza Río de Janeiro y el David mexicano

Para estar dentro de una colonia repleta de calles con nombres nacionales, la Roma, la Plaza Río de Janeiro podría parecer desubicada. Sin embargo, lo que pocos saben es que este curioso y tropical nombre proviene de una muestra de solidaridad entre dos países: México y Brasil. Pero más allá de este nombramiento, lo que verdaderamente destaca es la esplendorosa escultura que reposa en sus suelos: el David mexicano.

Plaza de bellezas

Construido en 1903, durante la época porfiriana, la Plaza Río de Janeiro nació al mismo tiempo que la colonia Roma. Debido a esto, su primer nombre era Plaza Roma. Posteriormente, se le designó como Parque Orizaba. Este espacio surgió como parte del embellecimiento de la capital, que tenía como propósito colocar a la capital al nivel de otras ciudades del mundo.

persona sentada en la plaza rio de janeiro
Foto: wikipedia.com

En su innovador diseño se incluyeron casas, edificios y construcciones de estilo francés, las cuales muchas continúan de pie. Durante sus primeros años, se le consideró el perfecto ejemplo de un lugar de esparcimiento vecinal. Fue hasta el año de 1922, cuando su historia cambió al ser renombrada como la Plaza Río de Janeiro. El responsable de este título fue el secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, quien decidió llamarla así como agradecimiento al gobierno brasileño por invitar a México al centenario de su independencia.

vista de la plaza rio de janeiro
Foto: inmuebles24.com

Rodeada de historias

A pesar de la historia oficial, existe una leyenda local en la que se cuenta que el nombre provino realmente por el edificio Río de Janeiro, ubicado frente a la plaza. Y ya que mencionamos a esta gran construcción, muchos podrán reconocerla por su nombre más conocido: la casa de las brujas o castillo de las brujas. Este fue construido por el ingeniero R.A. Pigeon en 1908 y recibió este mote debido a que su techo parece sombrero de bruja.

vista de la casa de las brujas
Foto: @TurismoCDMX

Pero lo que más destaca de este hermoso espacio verde es sin duda, la réplica de la icónica escultura del italiano Miguel Ángel: el David. La obra, hecha de bronce, se instaló en 1976 sobre una hermosa fuente circular que todos los días, armoniza la cotidianidad de los alrededores.

vista del david en plaza rio de janeiro
Foto: timeout.com

En la actualidad, la Plaza Río de Janeiro funge como sitio de encuentro de los Scouts de México, personas que salen a pasear con sus mascotas y niños jugando en la zona de juegos. No cabe duda que este hermoso rincón es el pulmón más bello de toda la colonia Roma. El lugar ideal para descansar y contemplar el pasar del tiempo.

Dirección: Durango S/N, Roma, Ciudad de México

Foto de portada: eMiLiO

Continuar leyendo: Los mejores parques de diversiones en México