Puente al Paraíso, un panteón en medio de Xcaret

La esencia de Quintana Roo no existe solo en sus hermosas playas y mágicos cenotes. Este estado es un barco de tesoros hallados que navega secretamente por los mares del Caribe. Y ejemplo de esto es Puente al Paraíso, un inaudito y místico panteón en medio de la selva. Pero a comparación de los clásicos cementerios del país, este se distingue por su singular arquitectura que lo convierte más en un santuario costero que en un camposanto viejo. ¿Te atreves a visitarlo?

Los colores de la muerte

No es lo mismo un panteón en el centro de México que un panteón en la boca del mar. Y Puente al Paraíso, ubicado en el icónico parque Xcaret, es la representación gráfica de esta comparación. Y es que dentro de este espacio no solo se rescatan las tradiciones y ritos prehispánicos del México antiguo, también se celebra con color y algarabía a la vida y a la muerte.

vista aerea de puente al paraíso
Foto: xcaret.com

Caminar dentro de este camposanto es adentrarse en un mundo de lapidas de colores, epitafios con humor y tumbas de diversas formas. Se compone de más de 300 espacios, decorados con vitrales, rocas, corales, conchas y madera. Más de la mitad de los permanentes habitantes de esta zona descansan en las siete terrazas que componen el actual recorrido a los que se puede subir por una gran escalinata de 52 escalones. Pero estos números no son solo al azar. Simbolizan los 365 días del año, las 52 semanas, los siete días de la semana.

vista de las tumbas en puente al paraiso
Foto: verpais.com

En la parte más alta del recorrido, se pueden ver cuatro enormes ceibas que representan los puntos cardinales: negro para el oeste, blanco para el norte, rojo para el este y amarillo para el sur. Este espacio en particular, es una viva imagen del Xibalba Maya, el cual se creía, dentro de la representación cosmológica de la península, sostenía al cielo junto a los Dioses Supremos.

Espiral de suspiros

El resto de las tumbas están colocadas en un muro exterior en forma de criptas. En este sitio, los visitantes o familiares pueden dejar ofrendas y encender velas. Otra parte del cementerio, llamada La Cripta de los Suspiros, consta de una enorme espiral que va desde la parte inferior del cerro hasta lo más alto. En ella existen canales que llevan agua hasta la base de una espectacular cruz en medio de todo. Aquí descansan 365 nichos iluminados por velas que dan tranquilidad a los viajeros.

Cripta de los Suspiros, en el Puente al Paraíso de Xcaret.
Foto: Paul Flynn

Durante la temporada de muertos, Puente al Paraíso se vuelve el centro de una fiesta de cuatro días donde se llevan a cabo bailes tradicionales, representaciones, música y una gran cantidad de actividades referentes a la muerte.

Puente al Paraíso pertenece al parque Xenses dentro del mismo Xcaret. Te recomendamos hacer tu reservación durante los últimos días de octubre y los primeros días de noviembre para disfrutar al máximo esta experiencia. No te pierdas de este sitio y descubre lo colorida y mágica que puede ser la muerte.

Foto de portada: Alejandro Díaz Gómez

Continuar leyendo: Parque Xcaret, el mejor del mundo