No sólo en el Tajín habita el alma prehispánica de Veracruz. Existen otros sitios de igual importancia donde destaca el pasado que una vez reinó estas tierras. Prueba de esto, es la mágica zona arqueológica de Quiahuiztlán. El sitio abrazado del mar donde reposa la esencia de un estado donde comenzó un capítulo más de la historia mexicana. Conoce este refugio de gloriosa belleza y tintes únicos.

El glorioso Veracruz

El nombre de Quiahuiztlán proviene del náhuatl que significa “El lugar de la lluvia”. Este asentamiento, a orillas de la costa veracruzana, data del periodo epiclásico gobernado por el imperio Totonaco. Es uno de los sitios más cercanos a la Villa Rica de la Vera Cruz fundada por Hernán Cortés.

Vista de la zona de Quiahuiztlán y el Cerro de los MetatesSus épocas de apogeo corresponden a las etapas del Posclásico temprano y el tardío. Durante su desarrollo la ciudad tuvo una población de 15 mil habitantes además de tener uno de los cementerios prehispánicos más importantes de toda Mesoamérica. La ciudad fue atacada en dos ocasiones por los toltecas y los mexicas. Estos últimos dominaron la zona hasta la llegada de los españoles.

Vista panorámica de Quiahuiztlán La importancia de Quiahuiztlán recae en ser una zona de inmensa riqueza natural gracias a la cercanía que tiene con el Cerro de los Metates. El lugar se encuentra dividido por dos grupos arquitectónicos: el Complejo de los Cementerios y el Complejo Oriental. El primero de ellos toma su nombre gracias a las más de 78 tumbas que habitan la zona repartidas en tres complejos: central, oriente y sur.

Vista de diversos monumentos en QuiahuiztlánEstas tumbas conforman los atractivos más importantes de la zona al igual que su juego de pelota, el edificio once y el coatepantli. El lugar está adornado por una gran cantidad de árboles y la brisa del Golfo de México. Quiahuiztlán cuenta con un Museo de Sitio y puede ser visitado de lunes a domingo de 8 a 17 horas. El costo de acceso es de 39 pesos. Para llegar a este lugar se debe tomar la carretera Costera Cardel-Nautla. Luego por la desviación Farallón-Tinajitas que conduce al poblado de Los Metates donde se encuentra este lugar.

Continuar leyendo: La zona arqueológica de Toniná en Chiapas