Ubicada en el municipio de Ocozocoautla, en la región central de Chiapas, la Sima de las Cotorras es un hundimiento de la tierra con una profundidad aproximada de 140 m y un diámetro de 160 m.

Su nombre revela la característica más notoria del lugar; pues al interior del abismo se encuentra una pequeña selva donde anidan gran cantidad de ruidosas aves conocidas como cotorras.

rappel sima de las cotorras

Las paredes de la Sima de las Cotorras muestran pinturas rupestres representando a guerreros, animales, siluetas humanas y manos pintadas en colores rojo y negro. La mayoría de los árboles que viven dentro de la enorme caverna miden hasta 30 m. Asimismo, pertenecen a especies que no se observan en el exterior.

Actividades en la Sima de las Cotorras

No obstante, dejarse maravillar por las inmensas parvadas que vuelan en espiral, luciendo su plumaje adornado por intensos colores verde y amarillo, contrastando con las paredes de la caverna y los árboles en los que construyen sus nidos, mientras anuncian con sus peculiares y sonoros graznidos que ha llegado la noche y ellas han vuelto al hogar; no es toda la aventura que la Sima ofrece.

cotorras chiapas

De hecho, el Centro Ecoturístico Sima de las Cotorras cuenta con servicio de hospedaje, área de campamento, restaurante y servicio de guías. También permite descender por rappel y explorar las grutas que se encuentran en el interior.

Durante el descenso, se pueden apreciar las pinturas rupestres (se tiene registro de unas treinta) plasmadas en los muros. Algunas incluso en misteriosos lugares a los que se accedería con gran dificultad. Seguramente pintarlas durante la época prehistórica tuvo que ser un verdadero desafío.

Sima de las Cotorras

El ascenso se realiza con dos elevadores llamados jumar y croll. Es equipo utilizado en espeleología, y permite observar el resto de las pinturas.

Ubicación

La Sima de las Cotorras se localiza en la zona circundante a la Reserva de la Biósfera del Ocote. Saliendo de Tuxtla Gutiérrez, en dirección oeste hacia Ocozocoautla de Espinosa, está la localidad de Piedra Parada. En ese entronque toma el camino de terracería hasta el lugar que es un verdadero santuario para aventureros y cotorras.