Existen muchos lugares en México que comenzaron su historia siendo asentamientos mineros que poco a poco impulsaron su eventual desarrollo. Si bien algunos cayeron en el declive, otros prosperan hasta el día de hoy al saber aprovechar el incipiente turismo. Uno de éstos es el Pueblo Mágico de Real de Asientos, en el estado de Aguascalientes, lugar que te enamorará.

Una foto publicada por Wejoytrip 🌏✈ (@wejoytrip) el

La historia de Real de Asientos

Una foto publicada por Faby (@fabyosti) el


Real de Asientos destaca, en primer lugar, por las fachadas de sus edificios, realizadas a partir de piedra cantera rosa. Por lo tanto, el visitar este lugar y admirarte de su arquitectura acompañada de su paisaje semidesértico es un placer. Cabe mencionar que muchas de sus construcciones datan del año 1548, fecha en que fue fundado el ahora Pueblo Mágico.


Una de las construcciones que permitió que Real de Asientos prosperara en su pasado momento fue su famoso acueducto elevado. Esta estructura se ve complementada por Los Túneles, que son acueductos subterráneos, una prodigiosa obra de ingeniería del siglo XVIII.

Una foto publicada por Sergio Candelero (@sergiocandelero) el

Belleza arquitectónica

Una foto publicada por Elizabeth (@elizabetma) el


Sin embargo, para que puedas disfrutar al máximo de Real de Asientos, primero debes visitar sus sitios históricos más importantes. Uno de ellos es el Exconvento del Señor de Tepozán, que cuenta con una colección de retablos de Miguel Cabrera. Sus muchos pisos con desniveles, puertas angostas y estrechos pasillos le dan a este sitio religioso un aire de misterio.

Una foto publicada por Elizabeth (@elizabetma) el


Otro atractivo es el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, construido en el siglo XVIII y lugar de descanso para los fallecidos durante una epidemia en esa época, quienes descansan en el cementerio localizado en la parte posterior del inmueble.

Una foto publicada por Elizabeth (@elizabetma) el


Casa del Minero es una de las visitas obligadas en Real de Asientos por su trabajo de cantera y herrería. Otras bellezas arquitectónicas son la Casa Larrañaga y la Capilla Sextina, combinación de arquitectura civil, religiosa, legado de belleza local.