El Cañón del Sumidero es tierra ingobernable. Un lugar hecho de reflejos, aguas quietas y espacios inimaginables. No por nada, se ha convertido en el lugar que resume a la perfección la belleza natural del sur de México. Solo un sitio de estas magnitudes es capaz de albergar un universo repleto de colores y sentimientos que emanan desde lo más profundo del suelo. Es momento de desnudar este rincón que sin duda, puede enamorar a cualquiera.

Recorriendo Chiapas

Conocido oficialmente como Parque Nacional Cañón del Sumidero, este lugar se desenvuelve a través de un enorme canal que abraza los grandes cañones que lo componen. Su largo y extenso cuerpo abarca los municipios de Nuevo Usumacinta, Chiapa de Corzo, San Fernando y Tuxtla Gutiérrez, la capital del estado de Chiapas.

Cañòn del SumideroAunque no tiene una fecha exacta de origen , se sabe que comenzó a formarse hace 70 millones de años. Esto, gracias a los movimientos en los pilares y fosas tectónicas dentro de lo que hoy se conoce como el río Grijalva. Dentro del cañón, existen cinco miradores: La Ceiba, La Coyota, El Roblar, El Tepehuaje y Los Chiapa. Cada uno de estos recovecos regalan una panorámica indescriptible gracias a todos los elementos a los alrededores.

Cañón del Sumidero

Un lugar inimaginable

Gracias a su nombramiento como Área Natural Protegida, aquí existen diversas especies en peligro de extinción como monos araña, ocelotes, pericos verdes, pelícanos, osos hormigueros, entre otros. A lo largo del cañón es posible realizar largos paseos en lancha. Existen cinco cooperativas que realizan estos paseos: cuatro en Chiapa de Corzo y una en Usumacinta. El costo por persona va de los 180 a los 250 pesos por persona. Durante el traslado, es posible observar formaciones únicas como la Cueva de los Colores y una pequeña cascada.

cañón del sumideroDentro del Cañón del Sumidero también se puede realizar avistamiento flora y fauna excursionismo y fotografía natural. Recorrer este santuario es adentrarse en un mundo lleno de misterios que tiene aún, mucho que contar. La entrada al parque es gratuita y se puede visitar todos los días del año.

Continuar leyendo: Jiquilpan, el pueblo de los colores