Conocer Morelos puede ser una tarea sencilla si tomamos en cuenta que estamos en un territorio pequeño pero infinitamente adorable. Por tal razón, creemos que la zona arqueológica de Xochicalco es sin duda, el lugar que mejor alberga el pasado prehispánico de todo el estado. Adéntrate a este maravilloso territorio lleno de templos y leyendas que te abrazarán.

El lugar del sol

Contrario a lo que muchos pueden pensar, Xochicalco es un epicentro de vida que no deja de respirar. Grandes edificios y una intensa vegetación gobiernan toda lo que la vista alcanza a ver. Quizá por ello, el significado de su nombre sea “el lugar de las casas de las flores”.

XochicalcoDe acuerdo con diversos registros, la ciudad fue fundada a mediados del siglo VII, justo en la época Epiclásica de Mesoamérica. Su apogeo coincidió con la caída de Teotihuacán, al comenzar el poblamiento de la zona centro del país. Gracias a diversos relieves encontrados dentro de la zona, se cree que este lugar fue habitado por diversas tribus que buscaban un nuevo hogar.

XochicalcoCon tan solo un vistazo, se puede admirar la infraestructura militar y en general, los aspectos arquitectónicos de toda la zona. Entre sus tantos edificios destaca el Templo de la Serpiente Emplumada. Este se caracteriza por los refinados altorrelieves en los que se distinguen un sinfín de símbolos.

Donde Morelos vivirá

De igual manera, los juegos de pelota, la plaza de la estela de los dos grifos y el museo de sitio, complementan lo maravilloso de este sitio. Es de destacar que las estelas halladas dentro de la zona tiene esculpidas los nombres y escenas de tres reyes de Xochicalco. Otro edificio que destaca de todo el resto es sin duda el Observatorio astronómico. Este consta de una cueva a la que se accede por una escalera de toca. En esta, por un periodo de 150 días al año, a partir del 30 de abril, se ve al sol entrar por un ducto vertical de pequeñas dimensiones.

XochicalcoPara llegar a Xochicalco se debe tomar la carretera 95 (México-Acapulco) hasta llegar a la desviación a Alpuyeca. Después de recorrer 12 kilómetros rumbo a Miacatlán se encuentra la desviación directa a la zona. Se puede visitar de lunes a domingo de 9 a 18 horas. El costo de acceso es de 75 pesos general.

 

Continuar leyendo: Valle de Bravo, el rincón de la meditación