Actualmente, es el área de esparcimiento más grande para la comunidad gay en la Ciudad de México. Nos referimos, claro está, a la afamada Zona Rosa, en donde los cafés, bares y vida nocturna se mezclan con un ambiente de libertad y aceptación. Sin embargo, ¿sabes por qué se le denominó así a esta parte de CDMX?

Zona Rosa durante el día

En realidad, nadie sabe con certeza por qué se le llama Zona Rosa a este lugar. Lo único que sí se sabe es que no es por el hecho de que aquí haya una alta tolerancia y aceptación para la comunidad LGBTTTIQA. Para poder explicar un poco las teorías de su nombre, primero hay que conocer un poco de su historia.

Originalmente, esta zona se encontraba en uno de los barrios de mayor aristocracia: la Colonia Americana, fundada alrededor de 1898 y que eventualmente cambió su nombre a Colonia Juárez. Todas sus calles, excepto Tokio, fueron nombradas según las ciudades europeas de mayor renombre. Debido al Porfiriato, aquí no sólo se construyeron chalets y mansiones que imitaban el estilo francés de la época, sino que este fue un foco para la vida cultural e intelectual de la capital en ese entonces. Eventualmente, alrededor de 1950, dichas mansiones fueron modificadas para servir como negocios, tales como cafés, bares, etc., dando el ambiente bohemio que actualmente conserva.

Zona Rosa durante la noche

Sabiendo lo anterior, es posible entender por qué el escritor Carlos Fuentes, en su libro La Región Más Transparente, describe a la Zona Rosa del Porfiriato como una donde sus edificios se encontraban pintados de tal color. Hay quienes afirman, en cambio, que fue el pintor mexicano José Luis Cuevas quien bautizó a esta locación cuando dijo que, en el día era una zona blanca, mas en la noche era una zona roja. Otros postulan que este pintor rindió homenaje a la actriz cubana, Rosa Carmina, al nombrar Zona Rosa a este lugar. Finalmente, hay quienes afirman que su denominación fue simplemente una manera de darle una luz más positiva ante el turismo.

Sea cual sea la razón, no puedes dejar de visitar a la Zona Rosa de CDMX, donde tu experiencia de día puede ser muy distinta comparada a la de la noche.