La Riviera Maya es más que un destino paradisiaco donde los turistas disfrutan de las aguas cristalinas provenientes del Mar Caribe. Es también un tesoro de patrimonios históricos, al encontrarse esparcidos en su territorio un gran número de sitios arqueológicos. Y es en el cenote de Sac Actún donde se encontró el sitio arqueológico bajo el agua más grande del mundo.

El descubrimiento en Sac Actún

El cenote de Sac Actún se encuentra en Tulum, en estado de Quintana Roo, en la Península de Yucatán. Y gracias al equipo de exploradores del proyecto Gran Acuífero Maya, se descubrió que este cenote y el de Dos Ojos están conectados. Esto convierte a este corredor submarino en el sistema de cuevas inundadas más grande del mundo entero.

Pero no sólo eso, pues en este laberinto subterráneo de 347 kilómetros de extensión se encontraron restos arqueológicos de mayas. Vasijas de cerámica, restos humanos y de animales que datan de hace unos 10 o incluso 12 mil años atrás. Esto convierte al famoso cenote Sac Actún en el sitio arqueológico bajo el agua más grande en todo el planeta.

Los responsables

Los exploradores del Gran Acuífero Maya tardaron diez meses en realizar la conexión entre los cenotes que se mencionaron anteriormente. Y el buzo jefe, Robert Schmittner, estuvo 14 años buscando la conexión entre estas cavernas dentro de esta tierra maya. Sus esfuerzos al fin dieron frutos el 10 de enero de 2018, cuando al fin lograron la unión de éstos.

Ahora, este nuevo sistema subterráneo y sitio arqueológico submarino han adoptado el nombre de Sac Actún, como el famoso cenote. En cambio, el sistema conocido como Dos Ojos ha dejado oficialmente de existir gracias al hallazgo de estos intrépidos exploradores. Se calcula que en la Riviera Maya existen mil 400 kilómetros subterráneos de agua dulce repartidos en 358 sistemas distintos.