Reconocido como uno de los barrios más antiguos y tradicionales de la CDMX, Santa María la Ribera es un paso obligado para los que desean explorar el pasado de esta ciudad. Pero aunque parezca que estamos describiendo un sitio viejo y abandonado, lo cierto es que este aroma de antigüedad se ha mezclado de manera exquisita con nuevos edificios, restaurantes y todo el ambiente moderno y auténtico de la zona.

Un viaje de recuerdos

Con más de 150 años de existencia, Santa María la Ribera es considerado uno de los barrios con mayor nivel arquitectónico e histórico en toda la ciudad. Nació en 1861 como el primer fraccionamiento moderno, a pesar de conservar una gran cantidad de casas y edificios de estilo porfirista. Pero si tuviéramos que hablar, describir o imaginar a este barrio de manera directa y concisa, sería a través de su más grande atractivo: el kiosco morisco.

Su simple y elegante nombre se desprende de la similitud que guarda con la arquitectura islámica de la Península Ibérica, es decir, la época dominada por el estilo islámico sobre España entre los siglos VII y VX. Las afueras de esta estructura formado por 44 columnas exteriores y ocho interiores, igual ha visto pasar a José Alfredo Jiménez, Gerardo Murillo Dr. Atl y Mariano Azuela –vecinos del barrio– que a miles de personas que deambulan por este sitio en busca de la tranquilidad que ofrece.

vista del kisco morisco de santa maria la ribera
Foto: mxcity.com

Fue diseñado por el ingeniero José Ramón Ibarrola para ser la representación de México durante la Exposición Universal de 1884 en Nueva Orleans, Estados Unidos. La insuficiente industria metalúrgica de nuestro país en aquellos años, ocasionó que fuera forjada en Pittsburgh. Al finalizar su construcción, fue trasladado a la feria de San Louis Missouri y posteriormente a Chicago, para luego retornar al costado sur de la Alameda Central, y en 1910 llegar a su actual y permanente sitio.

vista del kisco morisco de santa maria la ribera
Foto: @beasalazarphotography

Edificios que hablan

Pero al igual que el kiosco morisco, San María la Ribera se distingue por albergar un gran número de edificios únicos como el Museo Universitario del Chopo, el Museo de Geología y la Casa de los Mascarones. El primero de ellos se distingue por revestirse de un estilo arquitectónico similar al art nouveau. Cuenta con más de 100 años de historia y desde hace un poco menos de 50 años, funge como espacio artístico de la UNAM. La nave principal fue intervenida por Enrique Norten en años recientes, dando como resultado: seis salas de exhibición, en cinematógrafo y un foro.

personas caminando por el museo del chopo
Foto: sic.gob.mx

El Museo de Geología, un edificio de corte francés y constituido con piedra de roca volcánica, es el principal recinto en todo el país dedicado a las ciencias de la Tierra. Pertenece también a la UNAM y desde 1956 se convirtió en el mayor divulgador de la mineralogía, petrología y paleontología. Finalmente, la Casa de los Mascarones es otro obligado a visitar en gracias a su extraordinaria arquitectura, proveniente del siglo XVIII. Desde su creación, contó con diversas funciones hasta convertirse en la Escuela Nacional de Lenguas, Lingüística y Traducción.

interior del museo de geologia
Foto: eleconomista.com

Un lugar a dónde ir

Dentro de Santa María la Ribera también se encuentra la Iglesia de la Sagrada Famiila o Los Josefinos. A diferencia de muchos otros templos mexicanos, cuenta con una gran cantidad de detalles bizantinos que ha hecho que muchos la consideren una mezquita. Sin embargo, también alberga la estructura original de una iglesia católica, por lo que el resultado es una mezcla única entre épocas.

Foto: wikimedia.org – Ruy Sánchez

Este viaje no podría finalizar sin recomendarte otros sitios que van desde restaurantes hasta hermosos recintos de cultura como el Teatro Sergio Magaña, lugar emblema del arte escénico mexicano. Para comer, te sugerimos visitar el Mercado Morisco, un pasaje gastronómico de mucha variedad; Kolobok, el restaurante ruso más famoso de la ciudad; Salón París, una de las cantinas de mayor tradición en la CDMX y con una exquisita carta y los famosos Chilakillers, donde hallarás una variedad impensable de ingredientes y sabores.

vista de la comida en kolobok
Foto: chilango.com

Santa María la Ribera es un barrio para todo y de todos. Un sitio de recuerdos, viejos edificios y lugares donde el tiempo parece detenerse en un ambiente nostálgico, moderno y de calma.

personas comiendo en mercado morisco
Foto: mxcity.com

Foto de portada: Philip Whitcombe

Continuar leyendo: Lugares románticos en la CDMX