Sí habrá Festival de la Luz y la Vida en Chignahuapan

Con las normas sanitarias que los tiempos actuales exigen, este 2020 sí se llevará a cabo el Festival de la Luz y la Vida en Chignahuapan. Este tradicional evento tiene lugar cada año y representa el viaje del alma a través del Mictlán. Siempre se realiza en la temporada de muertos en este pueblo mágico poblano.

El Festival de la Luz y La Vida tiene lugar cada años en Chignahuapan.
Foto: holazacatlan.com

Cuidando las normas sanitarias

El reconocido Festival de la Luz y la Vida comenzará el próximo 31 de octubre y culminará el 1 de noviembre. El ayuntamiento de Chignahuapan detalló que el aforo será solo del 33 por ciento de la capacidad del recinto en el que se realiza. Además, habrá estrictas medidas sanitarias para cada una de las cuatro representaciones que tendrán lugar. Una de ellas será gratuita y las otras tres tendrán una cuota de ingreso.

Participantes del Festival de la Luz y la Vida.
Foto: milenio.com

Pero serán unas por otras, porque mientras el Festival de la Luz y la Vida es un hecho, el tradicional árbol navideño y la esfera gigante que cada año se colocan en la plaza principal del pueblo estarán ausentes este año. Ante la pandemia por Covid-19, las autoridades decidieron suspender la instalación de estos adornos para evitar grandes aglomeraciones en el centro del pueblo mágico.

¿Cómo es el Festival de la Luz y la Vida?

Cada año, el Festival de la Luz y la Vida atrae a cientos de visitantes nacionales y extranjeros. Es una tradición para ofrendar y recibir a los muertos, durante la cual los espectadores pueden caminar del centro hasta la laguna de Chignahuapan, a través de un camino iluminado con velas y antorchas. A este camino se le conoce como la “ofrenda de las mil luces”.

Festival de la Luz y la Vida en Chignahuapan.
Foto: blogspot.com

El evento es la representación plástica de un ritual prehispánico. La cosmogonía náhuatl nos dice que el ritual representa las nueve pruebas que el alma del guerrero Ome Ecatl Ocelotl debe enfrentar para llegar al Mictlán. Entre estas pruebas está atravesar el río de Chignahuapan, con la compañía con dios Xolotl. Después habrá de llegar al sitio donde descansará eternamente.

Foto de portada: Secretaría de Turismo del Estado de Puebla

Continúa leyendo: La limpieza de huesos en Pomuch