Slow food nació de una protesta contra la comida rápida y chatarra. En la que se promueve la preservación de ingredientes y recetas de locales, que prevalece en más de 130 países.

Slow Food, la fuerza alrededor del mundo

El término slow food se originó en 1980 de la mano de Carlo Petrini, en la región italiana del Piamonte. Con la finalidad del buen hábito de comer sanamente y sobre todo de saber la procedencia de los ingredientes. Además de la lentitud en la comida, las recetas locales de cada luga. Y sobre todo para disfrutar por medio del paladar cada uno de los sabores que nos ofrecen platillos culinarios.

Su fundador nunca creyó que esta nueva forma de percibir la gastronomía se replicara globalmente. Pues actualmente este movimiento tiene gran fuerza que se traduce en los Convivium que son grupos locales alrededor del mundos. Mismos que suman ya en la actualidad mil 500.

Slow food en el mundo

México y la comida lenta

En nuestro país este movimiento está tomando fuerza y como ejemplo están los miembros y campañas de Slow Food México. Que se centran en difundir la educación en el consumo y los productores locales de los ingredientes. Actualmente cuenta con la campaña Slow Beer México, enfocada en promover la calidad de la cerveza.

Por otra parte, en varios estados de la República se están llevando a cabo acciones de acuerdo a la región. Y una de ellas es Tlaxcala que cuenta con precursores importantes que están difundiendo en sus restaurantes esta cultura gastronómica.

Los cocineros tlaxcaltecas y el movimiento slow food, tratan de manejar y rescatar los platillos e ingredientes de su región. Tal como el maíz ajo y el betabel amarillo, para un mayor alcance de los productos reales de la tierra. Además de mantener al medio ambiente y tratar de reducir la huella de carbono que dejan los frutos y legumbres.

Maíz ajo de Tlaxcala

Es una iniciativa que a pesar de no contar con muchos años, se ha podido impregnar de diversas formas. Sobre todo alrededor del mundo, con la finalidad de gozar sanamente la gastronomía.