Localizado en el corazón de la selva veracruzana, el Sótano del Popocatl es hasta ahora, un tesoro que pocos conocen. Esta falla geológica, es un paraíso de la espeleología y el destino más deseado por los más aventureros. Y no es para menos, es el lugar donde el agua cae del cielo y un mundo inexplorado te está esperando. Conoce más de este sitio y adéntrate en sus entrañas de roca y aguas celestiales.

Escondite del cielo

El Sótano del Popocatl se ubica en la región de las Altas Montañas, en la comunidad de Totomoxapa, Veracruz. Se trata de un inmenso abismo con una profundidad de unos 70 metros. En sus adentros, sobrevive la red de sótanos y grutas más amplias de todo el continente. El halo de misterio y magnificencia se cuela por los sentidos de cualquier visitante al ver solo el paisaje.

Sótano de Popocatl

Continuar leyendo: 8 atractivos de Veracruz que lo hacen especial

El impresionante abismo cuenta con un diámetro de 45 metros donde todos los días, el cielo se esconde. El río Popocatempa, un gran caudal de aguas dulces, cae sin miedo hasta el oscuro fondo, creando arcoíris por el vapor de agua; de ahí su nombre, “popocatl”, que significa “agua que humea”.

sótano del Popocatl

Disfrutar de este inhóspito paisaje es desafiar a la naturaleza misma. Es posible descender por dos rapeles de 30 y 40 metros. El primero se realiza apoyado sobre la pared y el segundo es una caída libre. Al llegar al fondo te encontrarás con una cueva horizontal enorme que puedes explorar. Al final de la cueva, el río desaparece en un sifón donde se forman pozas habitadas por peces y algunos anfibios.

sótano del popocatl

El regreso puede ser un poco cansado, respira profundo y tómalo con calma. La mejor manera de llegar hasta el Sótano del Popocatl es partiendo desde Orizaba con rumbo al puerto de Veracruz. Más adelante se encuentra la salida a Amatlán donde encontrarás una desviación hacia el pueblo de Coetzala. A partir de ahí, hallarás señalamientos hacia Popocatl.