Toma nota de los souvenirs que debes evitar comprar cuando regreses de un viaje por ser comunes, redundantes e inútiles.

Souvenir de Torre Eiffel

Cuando salimos de viaje nunca falta el amigo o familiar que nos dice “Me traes un recuerdito”, y es en ese mismo instante cuando empieza el dilema de qué objeto traer a nuestro regreso. Si bien el hecho de obsequiar un presente, proveniente de otra parte del mundo o hasta del mismo país, es un gesto amable –que en ocasiones se torna un tanto obligatorio–, a veces hubiera sido mejor no comprar nada.

Toma nota de los souvenirs que debes evitar comprar por ser comunes, redundantes e inútiles:

1. Playeras

Sin duda éstas son una de las opciones menos recomendables para regalar debido a que, usualmente, se compran tallas equivocadas y por ende terminan siendo el outfit perfecto para ir a dormir. Ten en cuenta que las playeras con leyendas como “Estuve en” o “I Heart…” sólo una persona debería comprar por sí misma.

2. Piedras o arena

Ya sea por compromiso o por no gastar dinero hay quienes traen estos “recuerdos naturales” de la última playa que visitaron. ¡Sí, la intención es buena! Pero seamos honestos, por su aspecto podemos conseguirlas en un río cercano o en un parque y, en el mejor de los casos, quedarán arrumbados en algún cajón o en una botella al fondo del armario.

Arena en un frasco

3. Pulseras

Sabemos que estos accesorios son económicos; sin embargo, la elección de una pulsera es complemente personal. Asimismo, debido a la globalización, podemos adquirir similares en cualquier puesto cerca de casa.

pulsera hippie

4. Llaveros

Este es el ejemplo claro de la falta de originalidad, ya que un llavero (ya sea de la Torre Eiffel o una chancla de Acapulco) simboliza un regalo impersonal e improvisado. Tú lo sabes, seguramente se quedará olvidado en algún cajón.

llavero del recuerdo

No se necesita demasiada ciencia para regalar un buen detalle, más bien es imprescindible fijarse en la practicidad del mismo, los gustos básicos de la persona y, de vez en cuando, invertir un poco de dinero extra.