Las maravillas naturales de México no dejan de sorprender a quien decide emprender la búsqueda de alguna. Tal es el caso del estado grande que por donde le busques existen rincones que iluminan tu mirada.

Existe un sitio que pocos conocen pero que muchos al encontrarlo quedan fascinados, Tararecua es un sitio fascinante.

Tararecua, Recowata

Para llegar a este sitio, hay que cruzar empinadas y empedradas veredas que serpentean hasta el fondo de Tararecua. Este camino te hace llegar a Recowata, pero solo al estacionamiento, pues la travesía apenas comienza. Tendrás que bajar alrededor de tres kilómetros en cuatrimoto o en cabello.

En esta zona podrás contemplar la belleza natural y el fresco que proporciona el Arroyo San Ignacio. Dónde la abundante agua surge de las grietas que al caer se vierten en  una cascada. Al llegar ahí, se esparce en fosas de diferente tamaños y profundidades. Aquí  llegaste al paraíso de aguas cristalinas de Tararecua, donde podrás bañarte en sus aguas cálidas de 35 grados centígrados.

Manantial Rocowata

Este manantial es uno de los más bellos de la Sierra Tarahumara, se localiza a unos 15 kilómetros al sur del Pueblo Mágico de Creel. A las orillas del arroyo de San Ignacio y se rodea de un magnifico bosque. Además de pinos ahí podrás encontrar alamos, encinos y juníperos que embellecen la vista de todos. La temperatura de sus aguas surge de un efecto geológico que surge del núcleo de la tierra. Gracias a esto podrás disfrutar del beneficio que se obtiene al bañarse en sus aguas.

Para poder llegar tendrás que tomar la carretera Creel a San Rafael, a la altura del kilometro 8.5. Gracias a esto, te toparás con una desviación sobre el margen izquierdo y un camino de terracería. Todo esto te llevará al famoso estacionamiento, de donde tendrás que bajar al fondo de la barranca de Tararecua.

Esto te podría interesar: Las cuarenta casas en Chihuahua