Con 40 años en el mercado restaurantero, Taro se ha consagrado dentro del linaje de la alta cocina japonesa. Desde fines de los años 60, comenzó a darse a conocer en toda la Ciudad de México. Punto que favoreció para ya ser reconocido en todo el país.

Su amplio menú y la calidad de cada platillo que es elaborado es el justificante de su popularidad. Como un buen dato, basta con ver su lista de reservaciones y de espera cada fin de semana.

Taro, para amantes del buen comer

El bar que hipnotiza, no solo por su diseño, sino por el delicioso sake que utilizan. Esto acompañado por su rico sushi, es sinónimo que estas por probar autentica comida japonesa.  Aunado a eso, subir las escaleras y encontrar con el área principal, es todo un deleite para quienes buscan comodidad y buena comida.  La decoración de Taro se acentúa en el marco del minimalismo zen que se deja ver hasta en sus lámparas que decoran sus pasillos y ilumina la vista de sus comensales.

 

Un menú de diez

El amplio menú que tiene Taro, incluye sushi y sashimi, ensaladas, sopas, asados, platos. Así como platos capeados, tazones de curry y varios tipos de arroz. Pero según algunos comensales el tepanyaki es toda una delicadeza que se debe probar cuando vas a Taro.

Además de platillos saldos, Taro te deleitará el paladar con sus postres. Como los helados de matcha, de lichi o frijol negro y no se diga el tempura de helado. Si ya los conoces, puede pedir pastel de té verde o tapioca.

 Taro es un espacio esplendido donde uno puede degustar de auténtica comida japonesa. Asimismo, de conocer un poco más de la cultura culinaria japonesa y su estética en toda magnificencia. Sus espacios de simplicidad no hacen que se pierda su lado cálido y elegante.

Continua leyendo:7 restaurantes en la Roma para comer delicioso