En estas fiestas decembrinas, no se le puede llamar Navidad o posada a cualquier reunión que no cuente con ponche. Esta bebida no sólo es tradicional de México, sino que se disfruta alrededor de distintos países de todo el mundo. Es por esta razón que a continuación te platicamos un poco más de su historia y de cómo llegó aquí.

¿De dónde viene el ponche?

Frutas para preparar ponche y vaso de ponche

El ponche traza su historia a la India, pues su nombre en sánscrito –pañc– se traduce al español como “cinco”. Eso hace referencia a sus cinco ingredientes originales, los cuales eran alcohol, azúcar, agua, limón y o distintas especias.

Esta bebida fue llevada por los marineros de las flotas de la Compañía Británica de las Indias Orientales a Inglaterra. Una vez que llegó a estas tierras británicas, el ponche empezó a esparcirse a distintos países de todo el continente. Fue por esta razón que cuando los españoles llegaron a América, trajeron consigo el conocimiento para preparar este característico brebaje.

 

La versión de México

Jarrito de ponche navideño

Sin embargo, la receta de México se parece en muy poco a la original de India o a la británica. Lo cierto es que el ponche de frutas mexicano es una combinación de tradiciones europeas con la cultura de indígenas. Es esta mezcla la que, como a muchos otros aspectos de nuestra cultura actual, dio origen a esta bebida navideña. 

En nuestro país, es tradicional que el ponche se prepare con caña de azúcar, ciruela pasa, manzana, canela y piloncillo. También lleva tejocote y guayaba y es común servir esta bebida caliente o fría en jarritas de barro para beber. Además de los ingredientes ya mencionados, es común que se le agregue alguna clase de bebida alcohólica, como el ron. Otros alcoholes con los que se puede combinar esta bebida son vino o whisky, algunos incluso mezclándolos con champagne o aguardiente.

Bodegón del ponche navideño