La ciudad de Aguascalientes es uno de los epicentros de cultura y tradición no sólo del Bajío, sino del país. Es por ello que cada construcción aquí posee una historia que merece ser contada y esparcida a todos los interesados. Sin más que agregar, a continuación te contaremos un poco más acerca del ecléctico Templo de San Antonio de Padua.

Los orígenes del Templo de San Antonio

Templo de San Antonio, Aguascalientes

El Templo de San Antonio resalta sobre el resto de las construcciones en Aguascalientes capital debido a sus estilos arquitectónicos. Sí, en plural, pues expertos le han detectado estilo gótico, neoclásico, barroco, estilo árabe, estilo ruso y muchos otros más. El diseño tan variado en su fachada e interiores se debe al arquitecto práctico autodidacta, de nombre Refugio Reyes Rivas.

Templo de San Antonio de Padua

Refugio Reyes Rivas diseñó el Templo de San Antonio por petición de la orden de frailes franciscanos en la época. El monumento eclesiástico comenzó su construcción en el año 1895 y no sería finalizado hasta llegado el año de 1908. Su combinación y mezcla de estilos arquitectónicos hicieron que en poco tiempo fuera nombrada la estructura más hermosa de Aguascalientes.

En la actualidad

Uno de los detalles que más resalta del Templo de San Antonio de Padua es su fachada de cantera amarilla. Posee detalles ornamentales y contrastes de orden corintio y dórico, así como una cúpula de doble vitral de enorme belleza. También tiene cantera verde y rosa, con  tres torres, poseyendo una cúpula bulbosa en la torre mayor, de estilo ruso.

En la actualidad, la orden de agustinos es la que custodia al Templo de San Antonio de Padua en Aguascalientes. Fue renovada junto a sus calles aledañas en 2008 para celebrar su centenario de haber sido finalizada y abierta oficialmente. Ahora, se coloca como uno de los atractivos más importantes de esta ciudad, el cual uno no puede pasar por alto.

 

Continuar leyendo: 5 cosas que hacer en Aguascalientes capital