La inverosímil historia del Templo de Santo Domingo de Guzmán inició en 1551, cuando aparecieron los primeros proyectos para su construcción. A partir de entonces, nada volvería a ser igual para Oaxaca. La historia de este estado, y también parte de la de México, está ligada estrechamente con esta joya de la arquitectura barroca novohispana. Sus muros son testigos mudos de increíbles y trascendentes sucesos que debes conocer.

El monumento histórico más importante de Oaxaca

El Templo de Santo Domingo de Guzmán fue inaugurado en el año de 1608, cuando aún construcción no se había concluido. Los frailes dominicos, encargados del proyecto, tardaron cerca de 30 años en levantar el nuevo templo. En 1666 se dieron por terminadas las obras del convento e iniciaron otras como la Capilla del Rosario, que se inauguró en 1731. Durante todo el siglo XVIII, Santo Domingo creció y se enriqueció con obras de arte, hasta convertirse en la obra más representativa de los tres siglos del virreinato en Oaxaca.

Templo de Santo Domingo.
Foto: twitter.com

Pero con la llegada del siglo XIX inició la destrucción del Templo de Santo Domingo de Guzmán. A partir de 1812 fue ocupado sucesivamente por tropas, derivado de las guerras que azotaron al país desde la Independencia hasta el Porfiriato. Fue convertido en bodega, se cerró al culto, incluso llegó a funcionar como establo durante esos años.

Lo que no sabías del Templo de Santo Domingo

  • En este lugar estuvo preso el general y también ex presidente de México, Vicente Guerrero.
  • Santo Domingo y su convento anexo fueron ocupados por las huestes del Ejército Realista y el Ejército Insurgente durante la Guerra de Independencia. Luego por centralistas y federalistas durante todo el siglo XIX hasta la llegada de Benito Juárez a la presidencia.
Patio del Templo de Santo Domingo de Guzman
Foto: wikipedia.org
  • En 1859, con la aplicación de la Ley Iglesias, el convento y el templo fueron destinados para uso exclusivo del ejército. Hasta 1902 la iglesia fue devuelta para culto religioso.
  • Los militares llegaron a instalar una letrina donde hoy se encuentra el altar mayor.
  • En 1866, durante la intervención francesa, el recinto se entregó al general Félix Díaz, quien autorizó la destrucción de 14 altares.
Interior del Templo de Santo Domingo de Guzmán.
Foto: turimexico.com
  • Gran parte de las obras que vemos hoy en día en el templo, son resultado de una larga restauración que inició a principios del siglo pasado.
  • Los dominicos volvieron en 1939. Con ellos inició una nueva etapa de restauración que se extendió hasta 1976. Tres años después, el papa Juan Pablo II ofició en el templo una misa para los enfermos.

Continúa leyendo: Lo que esconde la presa Vicente Guerrero

Foto de portada: viveoaxaca.org