Si nos preguntamos ¿qué fue primero: Tequila o el tequila?, la respuesta se inclina hacia el poblado. Resulta que Tequila viene del vocablo náhuatl tekilan, que significa “lugar de los trabajadores”. De esta forma, el lugar alude a una población en donde arduamente se desarrollan diversas actividades. Todas ellas están encaminadas a preservar la cultura pero también la alegría que caracteriza al Pueblo Mágico. Así que si decides lanzarte a la aventura por estas tierras jaliscienses, estas son las estampas del lugar que no te debes perder.

Los campos de agave azul

Para llegar a este Pueblo Mágico del estado de Jalisco hay que atravesar una infinidad de agaves azules. Con ellos, las destilerías locales preparan el abanico de variedades de tequila que se encuentran en las calles. Sin duda, es este el brebaje espirituoso más famoso de nuestro país.

Plaza Central de Tequila

Aquí se encuentra la estampa más típica de todo Tequila: el kiosco que aparece en el centro de esta plaza. Al fondo, dependiendo la perspectiva que tengas, encontrarás la iglesia más importante y la presidencia municipal. Sin lugar a dudas, el primer cuadrante que debes visitar tan pronto llegues.

Casa Cuervo

Una foto publicada por Cristina Herrera (@crizz_herrera) el

Aunque existen diferentes casas tequileras en el Pueblo Mágico, esta es una de las más famosas y representativas. Podrás visitarla y dar un recorrido que te llevará a las entrañas de la preparación de la bebida nacional. Asimismo, tendrás la oportunidad de conocer esta imponente casona y participar en una cata.

Presidencia Municipal

Una foto publicada por Hao Gao (@hao_now_brown_gao) el

Aunque el edificio posee una singular belleza exterior, es importante también adentrarse en el recinto. Aquí se encuentra un extraordinario mural que explica la historia del lugar. Fue realizado por el artista Adán Martínez y además rinde tributo al tequila, una de las razones por las que el poblado logró florecer.

Museo Nacional del Tequila

Una foto publicada por Javi Guzman (@bruinfoodie) el

También conocido como Munat, se encuentra en una antigua casona del siglo XVIII. Aquí se ofrece un recorrido por la historia del brebaje más famoso de México. Así, nos adentra a las raíces prehispánicas y en la manera en que se popularizó a lo largo de la historia de nuestro país.