Al ver las ocho películas de la saga o al leer sus siete libros, todos pensamos en una sola cosa. Eso era que la descripción de las butterbeer sonaba deliciosa y que sería una lástima nunca poder probarla en realidad. Pues bien, en Ciudad de México se encuentra Incantatum, un restaurante que sigue la temática de la serie Harry Potter. Y sí, este sitio en CDMX es ideal para que, al fin, puedas probar una cerveza de mantequilla bien fría.

El mágico Bar Incantatum


Como se mencionó anteriormente, Incantatum es un restaurante bar temático en donde todo en el menú tiene una clara inspiración. Siéntate en sus bancas para que así te sientas en el Gran Comedor, donde podrás deleitarte con sus divertidos platillos. Una vez sentado, podrás pedir unos Dedos de Colagusano (queso), o unos Nachos Weasley, que van acompañados con delicioso chilly. Tampoco puede faltar la Hamburguesa Snape, las piernitas de hipogrifo en salsa de tamarindo o las Quaffles –costillas de cerdo–.

Una foto publicada por Time Out México (@timeoutmexico) el


Sin embargo, el verdadero atractivo de Incantatum no es su comida, que es deliciosa, sino sus muchas bebidas temáticas. El atractivo de éstas es que tienen piquete, es decir, van acompañadas de alcohol, aunque también pueden pedirse sin éste. Así, puedes pasar una tarde muy amena bebiendo algunas de tus bebidas favoritas de la saga del joven mago británico.

Butterbeer y otras bebidas mágicas

Una foto publicada por Anaeva (@annegarduza) el


Además de la butterbeer, la cerveza de Harry Potter, también está la malteada Amortenlia, de fresa con vainilla o la Mandrágora, hecha con refrescante menta. La malteada Dobby es de las más populares, hecha con helado de vainilla y choco roles, siendo toda una delicia.

Una foto publicada por νιсτогια (@vic.siru) el


En Incantatum también puedes comprar artículos basados en Harry Potter como tazas, playeras, llaveros, varitas mágicas y pelotas de Quidditch. Y si bien no es el primer restaurante temático para potterheads –ese honor es para El Caldero Chorreado–, sí es una opción que vale la pena explorar.

Leer ahora: ¿Dónde se inventó la margarita?