El mexicano se caracteriza por su ingenio, mismo que ha empleado a fondo para darle vida a platillos únicos. Algunos tan elaborados como simples, como las tortas mexicanas. Un almuerzo que se ha impuesto a lo largo y ancho del país y que vino al mundo para marcar a varias generaciones de mexicanos y extranjeros. Aunque las hay de todos tipos y en todos lados, aquí te compartimos algunas que no puedes dejar de probar.

Guacamaya (Guanajuato)

No, no se trata de un ave, sino de un platillo tradicional de León, Guanajuato. Se distingue de las otras tortas mexicanas por estar “bautizada” por una salsa muy picante, preparada a base de chile de árbol, cebolla y jitomate. Es un bolillo relleno de crujiente chicharrón de cerdo, cueritos, jitomate, cebolla y aguacate. Se cuenta que su nombre viene del sonido que emiten los comensales al probarla, similar a una guacamaya, debido a su picante sabor.

Tortas mexicanas: guacamaya.
Foto: foodandtravel.mx

Ahogada (Jalisco)

El estandarte gastronómico de Guadalajara es la torta ahogada. Se prepara con birote salado –un ingrediente que solo puedes encontrar en la Perla Tapatía–, carnitas, cebolla y una salsa de chile de árbol que puede ir de moderada a muy picante. Sin embargo, debido a su popularidad, algunos han optado por cambiar las carnitas por camarones, panela o pollo, creando combinaciones únicas.

Foto: pinterest.com.mx

De cochinita (Yucatán)

Todo buen platillo mexicano se come en taco, aunque hay algunas excepciones. Este es el caso de la cochinita pibil que, sin duda, la mejor manera de comerla es en torta. El sabor neutro del bolillo le da un toque especial, sobre todo si se acompaña con cebolla morada y chile habanero. Los que van más allá, le añaden un toque de limón y guacamole.

Tortas mexicanas: de cochinita pibil.
Foto: blog.xcaret.com

Guajolota (CDMX)

Una de las tortas mexicanas considerada un manjar matutino por excelencia. La guajolota es una telera rellena de un tamal de harina de maíz, ya sea tradicional o frito. Si buscas una buena cantidad de energía a un bajo costo, debes acompañar esta deliciosa torta con un buen atole para no perder la tradición.

Tortas mexicanas: guajolota.
Foto: posta.com.mx

Cemita (Puebla)

Este delicioso y crujiente platillo se encuentra en todos los mercados de la Angelópolis. Puede ir rellena de jamón, pollo, milanesa, pata de res o enchilada. Pero los ingredientes que nunca cambian son el quesillo, aguacate, pápalo, chipotles, jalapeños, cebolla y aceite de oliva. Su nombre tiene relación con el pan sin levadura de origen judío (semita) cultivado en España.

Foto: timeoutmexico.mx

Bomba (Veracruz)

Antes de que existieran las conchas rellenas de algún alimento salado, en Veracruz ya iban un paso adelante. Ellos son los creadores de la bomba, una de las tortas mexicanas más originales. Se trata de una concha rellena de frijoles refritos, a la que también se le puede agregar queso o natas. Podría parecer una combinación descabellada, pero su sabor seguro te gustará.

Bomba
Foto: twitter.com

Continúa leyendo: Huitlacoche: 5 cosas que lo hacen un tesoro

Foto de portada: elgourmet.com