Un rinconcito mágico llamado Yosondúa

En el límite entre las grandes planicies de Oaxaca y sus hermosas cadenas montañosas, Yosondúa ha creado su propio mundo. Uno habitado por un río que cae del cielo, un puente que parece levitar por el aire y un sinfín de tesoros silvestres para apreciar lo mejor de la naturaleza mixteca. Y aunque todo lo anterior parezca una locación de un cuento de hadas, lo cierto es que es apenas uno de los tantos paraísos perdidos del México más mágico.  

Paraíso azul y verde  

El Parque Natural Yosondúa, como se le conoce oficialmente, se localiza a menos de dos horas de la ciudad de Tlaxiaca y a un poco más de cinco horas de la capital oaxaqueña. Y aunque las distancias puedan parecer extensas, te podemos asegurar algo: todo, absolutamente todo, vale la pena.  

Vista desde el parque Yosondúa
Foto: elsouvenir.com

Este sitio, además de darte la bienvenida a la zona montañosa del estado, forma parte de la comunidad de Santiago Yosondúa, pueblo de gran tradición que decidió, desde hace años, crear un proyecto ecoturístico para que todo el mundo conociera esta maravilla. De esta manera nació el actual parque donde la naturaleza y las raíces culturales del pueblo se encargan de ofrecerte una experiencia sin igual.  

vista de la cascada esmeralda
Foto: elsouvenir.com

Donde la naturaleza florece  

Pero más allá de un viaje de emociones donde sentirás el peso de la vida campirana por tus venas, Yosondúa es un sitio para gozar de la naturaleza. Aquí te sorprenderás con la cantidad de atractivos para todo tipo de viajeros, comenzando con su joya más grande y mejor resguardada: la cascada Esmeralda. Este gigante de 100 metros de altura es todo un espectáculo visual que podrás apreciar desde su mirador donde te sentirás abosrbido por su imponente presencia.  

Personas observando la cascada Esmeralda
Foto: ororadio.com

En Yosondúa también te encontrarás con un increíble puente colgante de 140 metros de longitud. Su función, además de unir a dos montañas, es ofrecerte un recorrido sin igual donde podrás observar todos los alrededores y tomar las mejores fotografías. Aunque no se considere como una práctica extrema, te aseguramos que sentirás lo que es caminar por el cielo.  

Persona caminando por el puente colgante de Yosondúa
Foto: @SECTUR_mx 

Diversión para todos 

Para los que gustan de actividades más contemplativas y de descubrimiento, te recomendamos realizar la caminata de cinco kilómetros hasta el río Plumas. Al llegar a tu destino, tendrás la oportunidad de darte un chapuzón en el caudal y disfrutar de un día de campo.  

Parque natural Yosondúa en Oaxaca
Foto: @ParqueNaturalYosondua

No hay que olvidarse de otras actividades como senderos en bicicleta, observación de aves, tirolesa y recorridos especiales. Y para no dejar de conocer las hermosas raíces de la comunidad, te recomendamos degustar de una deliciosa comida y disfrutar de la auténtica cocina oaxaqueña. Cuando la noche llegue, podrás acercarte a la zona de acampar y pasar toda la noche bajo las estrellas y junto a una gran fogata.  

Vista desde el parque Yosondúa
Foto: @ParqueNaturalYosondua

Si deseas extender tu estancia, Yosondúa cuenta con pequeñas cabañas perfectamente adaptadas para satisfacer todas tus necesidades. Te recomendamos visitar el lugar en temporada de lluvias, cuando el río crece y ofrece su mejor rostro. Empieza a planear tu visita a este paraíso y siente la vida tal como debe ser: autentica.  

Foto de portada: @SECTUR_mx 

Continuar leyendo:  Jalatlaco, el lugar más cool de Oaxaca y México