Uno de los regalos que la madre naturaleza nos puede regalar ubicado en el corazón de la Sierra Tarahumara. Conoce el Valle de los Monjes.

Valle de los Monjes

Sin duda el estado de Chihuahua, además de ser el más grande de nuestro país, esconde una infinidad de sitios turísticos que no debemos dejar escapar; desde Pueblos Mágicos hasta la majestuosidad que nos regala la Sierra Tarahumara de extremo a extremo.

Ubicado en el corazón de la Alta Sierra Tarahumara, a 15 kilómetros de Creel (Pueblo Mágico desde 2007), se ubica el Valle de los Monjes o Bisabírachi en lengua indígena. Este es uno de varios ejemplos del comportamiento de la fuerza naturaleza, que siempre está buscando la manera de sorprender al ojo humano con sus dotes únicos de creación.

Vista del Valle de los Monjes

Esta zona geográfica tiene como peculiaridad la existencia de extrañas formaciones rocosas puntiagudas de origen calizo con corazón de roca sedimentaria, que a consecuencia de la constante caída de agua y el clima extremo de la zona, son favorecidas en su desgaste formando tan singulares figuras.

Su nombre deriva precisamente por sus extrañas formaciones rocosas, que recuerdan a la silueta de monjes parados. Al estar ubicado en las inmediaciones de poblaciones tarahumaras, no nos sorprende que se cuenten leyendas acerca de la formación de las piedras; se dice que el Valle de los Monjes fueron labradas por los habitantes originales hace 20 millones de años, cuando las piedras aún se encontraban maleables después de la creación de mundo.

Toma en contra picada de las formaciones rocosas

Al encontrarse en las inmediaciones de las Barrancas del Cobre, podemos acceder a ellas por medio del Tren Chepe, éste que atraviesa gran parte de la Sierra y nos transporta directamente al Valle de los Monjes. Además, este destino turístico es por excelencia de los mejores para realizar unas vacaciones llenas de relax y tranquilidad; además sus bastos campos aledaños, grandes lagos, cascadas, vistas espectaculares y formaciones naturales, son idóneos para caminatas o pasear en bicicleta.

Ciclista disfrutando de las formaciones rocosas

Agenda este destino a tus próximas vacaciones en familia, sin duda te quedarás boquiabierto y maravillado con todo lo que nos ofrece este maravilloso estado.