Existe un gran número de pueblos en México que ofrecen una experiencia única al mantener tradiciones centenarias y un ambiente que da la bienvenida al visitante, proporcionándole tanto historia como lugares de esparcimiento. Lo anterior son los llamados Pueblos Mágicos y hoy nos enfocaremos a uno llamado Pinos, en el estado de Zacatecas.

Ubicado muy cerca de la frontera con el estado de San Luis Potosí, este pueblo debe su historia a la importancia que tuvo durante la época del virreinato, sirviendo como un importante centro minero, que forma parte del ahora llamado Camino Real de Tierra Adentro, el cual fue clasificado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad hace apenas 6 años.

Si bien el pueblo se llama Pinos, difícilmente encontrarán este árbol esparcido a lo largo de sus calles. En cambio, son muy comunes las vistas panorámicas de un tipo de chimenea llamada chahuaco, ligados fuertemente al tratamiento de minerales en su época dorada.

Parroquia de San Matías en Pinos, Zacatecas

Entre sus atractivos más importantes se encuentra la parroquia de San Matías, al igual que los templos de San Francisco, Santa Veracruz y Tlaxcalita, en caso de que se tenga el deseo de explorar arquitectura religiosa.

Una de sus artesanías más características son aquellas fabricadas con barro, particularmente los jarritos, al igual que una bebida destilada originaria de Oaxaca y que aquí se siembra, prepara y empaqueta para el comercio: el mezcal.

Para aquellas personas sedientas de obtener más y más conocimiento, se pueden dar una vuelta por el Museo de Arte Sacro, en donde se mantiene preservada una colección de pinturas realizadas durante el siglo XVIII por artistas como Miguel Cabrera, Gabriel José de Ovalle y Francisco Martínez. Además, aquí dentro se encuentra la figura de un cristo tallado en madera con incrustaciones de huesos humanos y un agujero para mirar su corazón llamado el Cristo del Corazón Flotante.

Así que no lo dudes más y ven a este Pueblo Mágico de Zacatecas, donde la magia e historia van de la mano.