Thomas Gilovich se ha dedicado a hacer un estudio durante 20 años, en el que descubrió que la felicidad dura más si se basa en experiencias y momentos que en cosas materiales. Toma en cuenta esto y sabrás a dónde vamos: Viajar es la mejor inversión.

Por: Luna María Guevara Landa

 El dinero es el arma del poder adquisitivo. Para comer, vestir, vivir es necesario en nuestra vida, ya que cumple nuestras necesidades más primordiales. Su distribución es desigual entre las personas y cada uno decide en qué invertirlo. Esto lleva al debate de si lo material te hace la persona más feliz o una persona con pocas pertenencias puede ser igualmente feliz o triste.

casa de lujo

¿Por qué viajar es una buena inversión?

Una reflexión parecida y cuestionamientos sobre lo material e inmaterial, llevo a Thomas Gilovich, un profesor de psicología, a estudiar y analizar dicha incógnita hace más de 20 años y dice que uno de los enemigos de la felicidad, es la adaptación, porque cuando compramos ciertas cosas para aumentar nuestra felicidad, lo logramos, pero solo por un tiempo. Aparentemente la emoción se presenta solo cuando el objeto es nuevo, pero al acostumbrarnos, la felicidad va desapareciendo.

reloj de pulsera

Sin embargo, el estudio señaló que gastar el dinero en experiencias como actividades al aire libre, conciertos, exposiciones de arte, viajes, salir a comer, aprender o desarrollar habilidades, en vez de comprarnos un auto último modelo o un teléfono celular más inteligente que nosotros mismos, hace que nuestros momentos de felicidad sean más duraderos y permanentes.

personas en paracaidas

Y tú dirás que es algo contradictorio, ya que los objetos duran más que un momento o una experiencia. Pero esto se explica mediante el fenómeno de adaptación, porque al acostumbrarnos a tener algo, pasa a ser normal, pero las experiencias viven y se arraigan en la identidad y la memoria.

“Nuestras experiencias nos llenan más que las cosas materiales. Las nuevas adquisiciones te pueden gustar mucho, e incluso pensar y sentir que te conectas con estas cosas, sin embargo, cuando te acostumbres a ellas, las apartarás de ti. Mientras que las experiencias son realmente parte de tu identidad, ya que somos la suma de nuestras vivencias”.

Thomas Gilovich

Brazos levantados en concierto

Incluso si las experiencias son malas, estas impactan a la felicidad, ya que te generan experiencia en próximas situaciones de vida.

Ahora ya lo sabes viajero, vas por buen camino para una larga y plena vida, llena de experiencias, felicidad y tropiezos.