La pieza conocida como vocho teotihuacano se trata de un auto Sedán de la marca Volkswagen, producido en 1994 en las plantas de México; decorado con 19 mil 800 piedras semipreciosas. Son ocho tipos diferentes de piedras; entre las que se encuentran obsidiana, jade y cuarzo-aventurina. Fue decorado en los talleres de artesanía de San Martín de las Pirámides, en las inmediaciones de la zona arqueológica.

vocho-teotihuacano

Los vochos de obsidiana

Decorar el vocho teotihuacano con todas esas piedras le tomó dos años y nueve meses al director artístico de la obra, Héctor Garnelo Navarro. Asimismo, aumentó el peso del vehículo en 219 kilogramos.

Junto a un equipo de cinco personas, Garnelo terminó la pieza en 2015. Desde entonces, el vocho teotihuacano se ha presentado en muchos lugares; dejando constancia de la riqueza cultural de dicha civilización prehispánica y el talento artístico mexicano. Además, una parte de los ingresos que genera esta obra se destina a niños enfermos de cáncer.

vocho-teoti-2

Forma parte de un conjunto de cinco piezas similares que se trabajaron en forma semejante y que forman parte del proyecto Vochos de Obsidiana. Cada uno es diferente y están decorados con motivos de culturas prehispánicas que habitaron en el actual territorio mexicano: maya, olmeca, tolteca, azteca y teotihuacana.

La cultura teotihuacana

Esta civilización precolombina se desarrolló entre los siglos I a.C. hasta el siglo VIII d.C; en el actual Valle de México. En náhuatl, Teotihuacán significa “lugar donde los hombres se convierten en dioses” o “ciudad de los dioses”. Los aztecas la nombraron así debido a la majestuosidad de sus construcciones que, si bien cuando ellos llegaron ya estaban en ruinas, seguían siendo prueba de las cualidades del pueblo que las construyó.

piramide del sol

La influencia de Teotihuacán llegó a toda Mesoamérica, ahí radica su importancia. Aunque su origen es aún investigado; se tiene la teoría de que se trataba de una ciudad cosmopolita en cuyo florecimiento se vieron involucradas diferentes culturas.

Las pirámides del Sol y la Luna, así como la Calzada de los Muertos, son los vestigios de Teotihuacán. Esta zona arqueológica es la de mayor afluencia turística, incluso por encima de Chichén Itzá, El Tajín y Monte Albán.