El volcán Tacaná se levanta a 4 mil 92 metros de altura sobre el nivel del mar, justo en la frontera entre México y Guatemala. Representa el final al sur de la Sierra Madre de Chiapas, por eso sus laderas siempre presumen un bosque frondoso. De hecho, puede considerarse muestrario de los diferentes tipos de vegetación que existen en esta zona de México.

Volcán Tacaná desde las alturas.
Foto: alertachiapas.com

Volcán Tacaná, el coloso del sur

Tacaná es un vocablo mam que significa “Casa del fuego”. Aunque su nombre podría sugerir otra cosa, la realidad es que el volcán Tacaná permanece en completa calma, pues no tiene actividad. En 1986 ocurrió una pequeña explosión que formó una fumarola en su flanco norte, la cual actualmente puede observarse. Además, entre las elevaciones de mil 500 y 2 mil 100 metros sobre el nivel del mar, se localizan manantiales termales. Este lugar es conocido como Agua Caliente.

Vegetación en el volcán Tacaná.
Foto: gob.mx

Asimismo, de acuerdo a la altura del terreno, en el volcán Tacaná se puede disfrutar de distintos tipos de vegetación. Va desde las selvas tropicales húmedas, pasando por el bosque mesófilo de montaña, hasta los bosques de coníferas y pastizales alpinos. A veces, en la parte más alta, se forman escarchas y delgadas capas de hielo. En el invierno ocurren pequeñas nevadas que suelen darle un aspecto mágico al ya de por sí hermoso paisaje.

Un encuentro con la naturaleza

La gran variedad de flora convierte al volcán Tacaná en un lugar único en el núcleo de Centroamérica. Ideal para disfrutar de actividades como el excursionismo, campismo y alpinismo. Sin embargo, el atractivo principal es que puedes convivir plenamente con la naturaleza y disfrutar de un destino tranquilo y relajante.

Paisaje desde el volcán Tacaná.
Foto: rutopia.com

Su fauna también es diversa. Un simple paseo se convierte en una experiencia inolvidable cuando puedes observar en su hábitat natural a especies como el quetzal, el tucancillo verde, el pajuil y el trogón tricolor. Lo más recomendable es visitar este lugar por la mañana, pues por la tarde corren vientos fuertes que hacen peligroso el ascenso. Lleva ropa cómoda, abrigadora y calzado adecuado, y prepárate para disfrutar de una gran aventura a solo 10 kilómetros de Unión Juárez, en Chiapas.

Foto de portada: Dave McKeever

Continúa leyendo: El increíble campo volcánico de San Quintín