Volcán Teuhtli, un “hawaiano” en CDMX

Tan antiguo como desconocido en similares magnitudes, el volcán Teuhtli es una especie de forastero que decidió habitar el Valle de México bajo el anonimato. A comparación de los eternos enamorados, el Popocatépetl e Iztaccíhuatl, él ha permanecido dormido, dejando que los árboles y las milpas habiten sus faldas. Y aunque actualmente parezca solo una montaña entre cerros, lo cierto es que este gigante fue una vez una autentica amenaza tanto para la población, como para el mismo Don Goyo.

Gigante dormido

Ubicado en el limite de las delegaciones de Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco, al suroeste de la Ciudad de México, el volcán Teuhtli cuenta con una respetada fama que puede notarse desde el significado de su nombre: venerable señor. Tiene una altura de 2 mil 710 msnm, apenas la mitad del Popocatépetl. Se caracteriza, en todo México, por ser un volcán de tipo hawaiano y con formación escudo. Esto significa que el diámetro de su apertura es mayor a su misma altitud.

vista aérea del volcán tehutli
Foto: mxcity.mx

Este tipo de volcanes se distinguen por expulsar una gran cantidad de lava. Aunque sus erupciones no son violentas, el magma expulsado es sumamente liquido y llega a solidificarse hasta 12 kilómetros de recorrido. Por fortuna, este pequeño gigante se encuentra actualmente apagado, convirtiéndose en parte del hermoso y apacible paisaje de la región.

vista del volcán tehutli
Foto: wikipedia.com

Historias sinfín

Pero como todo volcán de tiempos inmemoriales, no está exento de un gran número de leyendas que mezclan mitos prehispánicos y elementos católicos. Se dice que hace millones de años, después de la creación del hombre y la mujer, surgió una raza de gigantes guerreros. Entre ellos se encontraban Popocatépetl y Teuhtil, quienes estaban enamorados de la misma mujer: Iztaccíhuatl.

vista del popo e iztaccihuatl
Foto: nationalgeographic.com

Tras una larga batalla en la que se encontraban involucrados los tres, Popocatépetl, dañado por la lucha, tomó a su amada, quien se encontraba herida, para poner a salvo. Teuhitl decidió seguir en la lucha hasta el final. Respecto a este capítulo, existe otra versión que afirma que fue el mismo Teuhitl quien pidió a Popocatépetl que se llevara a Iztaccíhuatl y la pusiera a salvo.

Luego de correr por las montañas, el joven guerrero colocó a Iztaccíhuatl en el suelo, sentándose junto a ella hasta la muerte. El tiempo hizo el resto. Los cubrió de nieve hasta que ambos se convirtieron en los eternos volcanes. Lejos de ahí, Teuhitl sufrió el mismo destino. De su cuerpo nació un volcán y en su cráter nacieron manantiales que nutrieron las milpas de los alrededores.

volcan tehutli y el popo
Foto: @asalmendez

Durante siglos, el volcán Teuhitl se convirtió en una especie de centro ceremonial al que acudían los pobladores para pedir por lluvia. En la actualidad, además de servir como limite comunal y mina de azufre, este gigante es visitado cada 3 de mayo por los milpatenses para celebrar una misa en la que cruz que se encuentra en la cima.

Tips: Si deseas admirar de cerca al volcán y llenarte de toda su energía, se pueden realizar recorridos hasta su cumbre. Se debe caminar por los senderos construidos por los campesinos hasta la base del volcán y comenzar con el ascenso. Una vez arriba, podrás disfrutar de hermosas panorámicas de toda la Ciudad de México.

Foto de portada: Señal Informativa

Continuar leyendo: Cuicuilco, la zona arqueológica atrapada en CDMX