Los mejores tesoros de la naturaleza no siempre están a la vista de todos. Algunos esconden su belleza en una espesa jungla o un espacio inhabitado. Así es Xcalak, la pequeña joya caribeña de México. Este íntimo sitio, ubicada en la costa maya de Quintana Roo, alberga un paisaje de colores intensos y clima sin igual. Un paraíso escondido para todos los aventureros y los que quieren llegar más allá.

Joya caribeña

Xcalak es considerado como uno de los mejores paisajes vírgenes del caribe mexicano. La mano del hombre está ausente en este paraje localizado al sur de la costa de Quintana Roo. Cuenta con el segundo arrecife coralino más grande del orbe y el complejo submarino mejor conservado. Es también un área protegida como Reserva de la Biosfera. Su preciada ubicación lo coloca cerca del Arrecife Chinchorro y a unos kilómetros de Mahahual. Xcalak es un encuentro de caminos donde el río Zaragoza cruza por sus bellas playas hacía la Bahia de Chetumal.

turista buceando en las aguas de XcalakCuenta con una población de apenas 400 habitantes que reciben con sonrisas y hospitalidad a sus visitantes. A pesar del poco conocimiento de este bello lugar, diversos restaurantes y tours se han instalado poco a poco. Esta joya caribeña es el sitio ideal para practicar buceo o esnorquelear en sus vírgenes arrecifes. Si buscas paz y descanso podrás relajarte en sus suaves playas. Asimismo si deseas conocer el lugar, existen recorridos guiados para observar la fauna y flora del lugar así como visitar San Pedro, Belice, y el espectacular Banco Chinchorro.

vista aérea de XcalakEn Xcalak también se disfruta de la pesca con mosca y la convivencia familiar gracias a sus espacios seguros y lejos de los grandes centros vacacionales. Sus mares forman parte del Parque Marino Xcalak, el cual está integrado al Sistema Arrecifal Mesoamericano. Xcalak es un regalo de la naturaleza donde su riqueza silvestre corona su estampa virgen.

Continuar leyendo: Rutas ecoturísticas en Quintana Roo