¿Eres de aquellos que regalan osos de peluche cada vez que se presenta una ocasión especial? Entonces lo más probable es que el peluche no haya sido fabricado ni en China ni tampoco en Estados Unidos. No, lo más probable es que ese regalo afelpado haya sido fabricado en Xonacatlán, una pintoresca población dentro de Edomex.

La historia de Xonacatlán

Osos de peluche en Xonacatlán

No se saben bien los orígenes de Xonacatlán, excepto que fue tomada por los españoles en el año de 1521. De ahí este lugar no lograría prosperar hasta la llegada de la Independencia de México en el año de 1821. Después, no obtendría su título de municipio hasta llegado el año de 1870, gracias al esfuerzo de Celso Vicente Hernández.

Oso afelpado en Xonacatlán

Y si bien su nombre en náhuatl se traduce al español como “entre las cebollas”, no es su característica conocida. Este lugar es famoso debido a que aquí se producen el 70 por ciento de los osos de peluche mexicanos. Aquí existen 500 fábricas dedicadas a producir a este adorable animal, distribuyéndolos de punta a punta, de Tijuana a Yucatán.

El paraíso de los peluches

Peluches de Xonacatlán

Además de los típicos osos de peluche, aquí encontrarás a otros animales afelpados como elefantes, jirafas, monos y también caricaturas. Puedes encontrar figuras de más de metro y medio de altura a un precio barato de 800 o 900 pesos. Y las más tradicionales de 15 a 30 centímetros las puedes encontrar en un precio de 30 a 100 pesos.

Taller en Xonacatlán

Por estas razones y más es que debes ir a visitar Xonacatlán en Estado de México, para conseguir buenas ofertas. Además de apoyar la economía local de más de 400 familias que se dedican a esta labor, conseguirás buenos peluches. Es por ello que este pequeño poblado se ha ganado el corazón de muchos mexicanos, con productos de alta calidad.